para-que-sirve-el-acido-folico-en-adultos

Ácido fólico en adultos

La vitamina B9 o ácido fólico mejora la función mental especialmente en adultos mayores de 65 años. Desde la fecundación hasta la vejez el ácido fólico sigue teniendo un papel importante en la salud del ser humano. Los beneficios del consumo de ácido fólico en adultos difieren de las que se han identificado en el desarrollo del embrión y en los niños, las propiedades de esta vitamina son las mismas, pero, dependiendo de la edad y el sexo, pueden participar en otros procesos metabólicos, lo que ha logrado identificar otras aplicaciones para la salud de cada individuo.

Propiedades del ácido fólico en adultos

El ácido fólico interviene en la síntesis de aminoácidos importantes en el funcionamiento del organismo: purina y timidina, y también participa en la conversión de homocisteína a metionina. Todo el proceso de absorción, conversión y almacenamiento de los folatos también guardan una estrecha relación con el metabolismo de la vitamina B12 (cobalamina).

El ácido fólico también participa en la síntesis y reparación del ADN. Cuando nos hacemos adultos, este paso es necesario para la regeneración de las células de varios tejidos que a lo largo de los años comienzan a degenerarse tanto por efectos propios de la persona como la edad y genética, así como por factores externos produciendo la aparición de enfermedades, sobre todo enfermedades crónicas que se manifiestan cuando ya se han instaurado y desencadenado el desarrollo de complicaciones.

Estas propiedades hacen de los folatos una vitamina indispensable en nuestra dieta a lo largo de toda nuestra vida.

¿Cuáles son los beneficios del ácido fólico en adultos?

Hemos descrito en otros artículos los beneficios del ácido fólico en mujeres y en hombres, en el caso de los adultos mayores (a partir de los 65 años en adelante) se han descrito varias funciones en las que participan, favoreciendo en varios conceptos a la salud.

  1. Disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónicas
    Previene el desarrollo de ateroesclerosis, enfermedad que puede culminar en infartos al corazón, pulmón y cerebro. Estas enfermedades se manifiestan con mayor frecuencia en la edad adulta y el riesgo va aumentando en personas sedentarias, fumadores, dieta no saludable, obesidad o sobrepeso e incluso personas sometidas a niveles altos de estrés. Esta enfermedad puede ser el resultado del endurecimiento de las arterias y de la formación de placas de colesterol en los vasos sanguíneos.
    Algunos médicos que se basan en medicina alternativa incluso pueden recomendar como tratamiento de la ateroesclerosis, el suplemento de algunas vitaminas (entre ellas el ácido fólico) y otras sustancias naturales que se cree ayudan a controlar los niveles de colesterol y presión arterial (Mayo Clinic, 2018)
  2. Reduce el riesgo de presentar accidentes cerebrovasculares
    En el año 2015 en China, se realizó un estudio que valoraba la eficacia del uso conjunto de antihipertensivos y ácido fólico para la reducción de accidentes cerebrovasculares en adultos con hipertensión. Los investigadores realizaron un estudio randomizado doble ciego, el cual se llevó a cabo con un total de 20702 participantes provenientes de diferentes comunidades de China donde administraron a 10348 personas con edad promedio en 60 años tratamiento de enalapril y ácido fólico (800 mcg al día), y al resto de la muestra únicamente enalapril. Los resultados de esta investigación revelaron que las personas que recibieron el tratamiento de enalapril y ácido fólico redujeron significativamente el riesgo de presentar un accidente cerebrovascular en comparación con los que recibieron tratamiento solo con enalapril.
  3. Mejora la función cognitiva y los síntomas de depresión.
    Diversos estudios han encontrado una estrecha relación entre personas con deficiencia o menor ingesta de ácido fólico y síntomas depresivos en adultos mayores de 40 años (Psiquiatría Universal, 2015). Muchos sugieren que el ácido fólico puede utilizarse como tratamiento potenciador antidepresivo, asociado directamente a su acción en el proceso de conversión de homocisteína a metionina.
  4. Otros estudios también han indicado una asociación entre niveles bajos de folatos con un riesgo elevado de deterioro cognitivo, que también se relaciona con niveles bajos de vitamina B12. Dentro de las funciones que favorecen los niveles adecuados de ácido fólico están; el desarrollo y reparación cerebral, la cognición, el estado de ánimo y el propio envejecimiento.

    El deterioro cognitivo está especialmente influenciado por niveles altos de homocisteína que desencadenan daños a nivel del sistema nervioso central aumentando las probabilidades de presentar demencia (Nutrición Hospitalaria, 2012). Los resultados de todos los estudios no han sido concluyentes, pese a esto, en adultos mayores que presentan bajo desempeño cognitivo es conveniente examinar los niveles de folatos y vitamina B12 para detectar cualquier deficiencia que pueda tratarse con la ingesta de suplementos, mejorando considerablemente la capacidad de la persona afectada. En caso de personas que presentan niveles normales de estas vitaminas aún se requieren estudios que indiquen algún posible beneficio.
  5. Previene la anemia
    Los diferentes tipos de anemia en su mayoría son secundarias a la deficiencia ya sea de vitamina B9 (ácido fólico), vitamina B12 (cobalamina) o hierro. En los adultos mayores la probabilidad de padecer anemia se ve aumentada por diversos factores, uno de los más importantes es la disminución en la ingesta de alimentos. La Organización Mundial de la Salud –OMS- estima que hasta el 61% de hombres mayores y 41% de mujeres mayores pueden presentar anemia.
    Consumir folatos según los requerimientos necesarios puede prevenir la aparición de esta enfermedad en gran medida.
  6. Disminuye el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer
    Se ha identificado la relación de niveles elevados de homocisteína que está asociado a deficiencia de ácido fólico. La característica principal de esta enfermedad es la demencia. Aún se requieren estudios que validen los beneficios de la suplementación con ácido fólico en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, sin embargo, la fortificación de alimentos ha sido una medida tomada por varios países para reducir la incidencia de deficiencias y mejorar el estado de salud de toda su población sin dejar atrás el beneficio del adulto mayor (Mayo Clinic, 2019).
  7. Disminuye el riesgo de padecer enfermedad de Parkinson
    La enfermedad de Parkinson es una de las enfermedades degenerativas que aumentan su riesgo con forme avanza la edad. Esta enfermedad también se relaciona con niveles altos de homocisteína. En estos casos también está implicado la vitamina B6 y vitamina B12, la evidencia aún es escasa para realizar recomendaciones para su suplementación como medida de tratamiento.
  8. Disminuye el riesgo de fracturas
    La osteoporosis es una condición médica que predispone al riesgo de fracturas. Las concentraciones a niveles normales de ácido fólico tienen un efecto protector contra el surgimiento de esta enfermedad y mejoran la calidad de vida de los adultos mayores.
  9. Disminuye el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer
  10. Útil para el tratamiento coadyuvante en personas con epilepsia
  11. Ayuda a controlar los niveles de homocisteína en enfermos renales

¿Cuáles son los valores normales de ácido fólico en adultos?

Según la OMS los niveles normales de folato en suero o plasma son alrededor de 6-20 ng/ml. (OMS, 2012)

¿Cuánto ácido fólico debe consumir un adulto?

La dosis de ácido fólico en adultos se recomienda que sea de 400 microgramos al día.

Las fuentes de donde puede obtener el ácido fólico son de alimentos con hojas verdes, alimentos fortificados y suplementos.

No se deben ingerir dosis excesivas, si bien no se ha demostrado toxicidad, se pueden presentar efectos secundarios que pueden agravar cualquier enfermedad preexistente.

Déficit de ácido fólico en adultos

La deficiencia de ácido fólico puede desencadenar la aparición de las enfermedades antes mencionadas, ateroesclerosis, accidentes cerebrovasculares, infartos, cáncer, anemia y enfermedades degenerativas. Los siguientes son síntomas que pueden manifestarse ante una deficiencia:

  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Lengua lisa, grande y sensible
  • Mareos
  • Pérdida progresiva de peso
  • Hormigueo en extremidades
  • Debilidad muscular
  • Cambios del estado de ánimo.

Para evitar esta falta de ácido fólico es recomendable consumir diariamente alimentos con alto contenido de folatos, hay que tomar en cuenta que del total de alimentos que consumamos solo será absorbido aproximadamente el 50% de la vitamina contenida en los mismos. También se puede obtener de alimentos fortificados como la leche, yogur, harinas, panes y cereales.

Los suplementos son seguros para tratar casos de deficiencia y dependiendo de la gravedad pueden requerir dosis más altas a las recomendadas para personas con buen estado de salud.

Exceso de ácido fólico en adultos

No es muy frecuente que se presenten efectos adversos por el consumo excesivo de ácido fólico. Esta vitamina no suele producir toxicidad, ya que su exceso se elimina por la orina y en caso de presentar algún efecto secundario, la interrupción en la ingesta puede mejorar los síntomas hasta que desaparezcan.

Pese a esto, es importante reconocer que si bien no produce toxicidad puede presentar efectos adversos y su consumo debe ser bajo responsabilidad para evitar el surgimiento de complicaciones de otras enfermedades ya presentes.

Efectos adversos del consumo de ácido fólico

  • Dificultad para respirar
  • Erupciones cutáneas
  • Picazón de partes del cuerpo

Estos son efectos que se presenta por algún tipo de alergia a los suplementos, en estos casos se recomienda interrumpir inmediatamente el consumo y consultar con un médico lo antes posible.

Antes de iniciar a tomar ácido fólico como suplemento es importante:

  • Descartar la deficiencia de vitamina B12. El ácido fólico puede ocultar los síntomas de esta deficiencia mientras se produce un daño neurológico que puede ser irreversible.
  • Descartar la interacción con medicamentos. Si estás bajo tratamiento médico con algún fármaco es mejor consultar con el personal sanitario para que descarte la interacción del ácido fólico con los medicamentos que estás tomando, ya que en algunos disminuye su acción y es necesario realizar ajustes. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita