anemia-embarazo

Anemia en el embarazo

La anemia es un problema mundial que se considera grave para la salud, debido a que está estrechamente relacionada con la desnutrición y otras enfermedades. La deficiencia de hierro es la causa  principal de su aparición, tanto en países subdesarrollados como desarrollados.

Los cambios fisiológicos que ocurren durante la gestación, aumentan el riesgo de sufrir anemia en embarazo, la cual se asocia con mortalidad materno-fetal elevada, entre otras consecuencias. En el siguiente artículo, te hablaremos acerca de anemia en el embarazo, y sus principales implicaciones.

¿Qué es la anemia en el embarazo?

El término anemia se refiere a la reducción en las medidas principales de los eritrocitos, tales como: concentración de hemoglobina (Hb), hematocrito (Hto) o recuento de glóbulos rojos (GR). El parámetro más utilizado es la concentración de Hb, y es por ello que frecuentemente se define como la disminución de la Hb por debajo de los valores límites de referencia según la edad, el sexo y la condición.

El término anemia y embarazo, hace referencia a la disminución de la concentración de la hemoglobina (Hb) en mujeres embarazadas por debajo de los límites establecidos, tomando en cuenta el estado de gestante.

Anemia en el embarazo OMS

Según las estimaciones relacionadas con anemia en el embarazo OMS, cerca de 1.620 millones de personas la padecen, siendo las poblaciones más vulnerables las embarazadas con 42% de prevalencia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha establecido la condición de anemia en el embarazo con valores menores de 11 g/dL de hemoglobina (Hb).

Por otra parte, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), establece anemia por embarazo, de acuerdo a los valores presentados en cada trimestre del mismo. Por ejemplo:

  1. Anemia embarazo primer trimestre: Hb es menor a 11g/dL y/o el Hematocrito (Hto) es menor de 33 %.
  2. Anemia embarazo segundo trimestre: Hb es menor a 10,5 g/dL y/o el Hematocrito (Hto) es menor de 32 %.
  3. Anemia embarazo  tercer trimestre: Hb es menor a 11g/dL y/o el Hematocrito (Hto) es menor de 33 %.

¿Cuáles son las causas de la anemia en el embarazo?

Las razones porque da anemia en el embarazo, se deben a los cambios abruptos que ocurren en casi todos los sistemas del organismo, para adaptarse al nuevo estado de gestación y satisfacer los requerimientos de la placenta y el feto. Estas adaptaciones incluyen:

  • Presencia de hormonas propias de este período.
  • Cambios que sufre el sistema hematológico (sanguíneo), para cubrir las demandas de sangre que el bebé requiere en su desarrollo y crecimiento.
  • Mayor requerimiento de hierro (hierro bajo); el cual es un elemento fundamental para la síntesis de Hb, debido a:
  • Aumento del volumen sanguíneo (cercano al 50 %).
  • Aumento del conteo total de glóbulos rojos (de un 25 % aproximadamente).
  • Desbalances en el equilibrio entre la ingesta, pérdida y almacenamiento de hierro en el organismo.
  • En situaciones en las cuales no se tienen las reservas suficientes o existe pérdida de hierro, como en los casos de:
  • Gestaciones múltiples, cesáreas, histerectomías, entre otras, se produce un balance negativo que conduce al cuadro de anemia ferropénica en el embarazo.
  • Pérdida aguda de sangre (hemorragia).
  • Deficiencias nutricionales; ejemplo: ferropenia.

Estos cambios pueden ser más marcados en gestaciones múltiples.

Tipos de anemia en el embarazo

Los tipos de anemia en el embarazo que son consideradas patológicas o que afectan salud de la gestante son:

  1. Anemia Ferropénica (la más frecuente):
    La Anemia Ferropenica en el embarazo: este tipo de anemia, está causada por deficiencia de hierro en el embarazo, es muy común en países en vías de desarrollo y representan el 75% de los casos aproximadamente, debido a malnutrición en la gestación.
  2. Megaloblástica (es la segunda más frecuente):
    La anemia megaloblástica en el embarazo: está causada por déficit de vitamina B12 y  ácido fólico. Es una afección que consiste en la falta de glóbulos rojos sanos.
  3. De células falciformes (trastorno hereditario de rara aparición):
    Anemia de células falciformes en el embarazo: es un trastorno hereditario en el que no hay suficientes glóbulos rojos aptos para transportar el oxígeno por todo el cuerpo, porque su forma y estructura está alterada. Para este tipo de anemia no hay cura, solo tratamientos para aliviar el dolor.

Anemia fisiológica en el embarazo

Es importante saber que las mujeres embarazadas presentan un tipo de anemia que no entra en la clasificación de anemias patológicas, porque es un proceso que ocurre normalmente en todas las gestantes, pero es la causa principal para la suplementación con hierro y ácido fólico a las embarazadas, con el propósito de prevenir cuadros de anemia gestacional y el desarrollo de casos de embarazo y anemia grave. Y recibe el nombre de:

  • Anemia fisiologica del embarazo: en el proceso de gestación normalmente ocurre una disminución en la concentración de la hemoglobina (Hb), que se hace más evidente a partir del segundo trimestre de gestación, y suele presentarse debido a cambios propios del embarazo, como:
  • Aumento del volumen plasmático.
  • Disminución del hematocrito.
  • Aumento de la eritropoyesis necesaria para aumentar la disponibilidad de hierro.

¿Cómo saber si tengo anemia en el embarazo?

Síntomas de anemia en el embarazo:

Los síntomas clínicos, están relacionados con la disminución en la capacidad del transporte de oxígeno en la sangre, y aparecen en los casos avanzados de embarazo con anemia:

  • Fatigabilidad fácil.
  • Astenia.
  • Disminución de la tolerancia al trabajo.
  • Mareos.
  • Palpitaciones.
  • Disnea y/o cefaleas (dificultad para respirar y dolor de cabeza).
  • Además físicamente la mujer con anemia severa en el embarazo presenta:
  • Palidez cutánea y de mucosas.
  • Taquicardia.
  • Incremento de la frecuencia respiratoria.

Adicionalmente existen signos y síntomas de anemia en el embarazo, específicamente por carencia de hierro como son: lengua depapilada, queilosis angular, escleróticas azules, uñas frágiles y estriadas, coiloniquia.

Diagnóstico de anemia en el embarazo:

Par establecer el diagnóstico de anemia del embarazo, se debe realizar

  1. Hemograma con lámina periférica: se confirmará la anemia y su severidad, de acuerdo a los valores:
  2. La anemia severa en el embarazo: se define como una hemoglobina <70 g/L (7 g/dl) y que requiera tratamiento médico.
  3. La anemia muy severa: se define como hemoglobina <40 g/L (4 g/dl) y representa una emergencia médica debido al riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva.
  4. Metabolismo del hierro: para el diagnóstico de anemia por deficiencia de hierro, es esencial la caracterización morfológica clásica de los eritrocitos, los cuales se presentan con:
  5. Microcitosis (Volumen corpuscular medio, VCM <80 fL).
  6. Hipocromía (Hb corpuscular media, HCM <27 pg), lo cual indica un desorden en la maduración eritrocitaria.

Algunos diagnósticos diferenciales de las anemias microcíticas hipocrómicas, incluyen la anemia por inflamación crónica y las talasemias; sin embargo, estas dos no suelen ocurrir con disminuciones significativas en los valores séricos de hierro.

Consecuencias de la anemia durante embarazo

En cuanto a la duda de cómo afecta la anemia en el embarazo, se ha evidenciado que la anemia y la deficiencia de hierro o el hierro bajo en el embarazo, pueden tener consecuencias maternas graves sobre el curso del embarazo y el feto, como son:

  • Aumento de la morbi-mortalidad materna a través del incremento de la susceptibilidad a las infecciones.
  • Aumento del riesgo de sangrado.
  • Desprendimiento prematuro de placenta normo-inserta y de placenta previa.
  • Mortalidad materna: con niveles de Hb en torno a 8-9 gr/dl.

Anemia en el embarazo cómo afecta al bebe:

  1. Parto pretérmino.
  2. Pequeño para la edad gestacional.
  3. Bajo peso al nacer.
  4. Aumento de la mortalidad fetal.

Muchas de estas complicaciones y repercusiones, se aprecian en grado creciente conforme aumenta la severidad de la anemia.

¿Como prevenir la anemia en el embarazo?

Algunas medidas útiles de cómo evitar la anemia en el embarazo, incluyen:

  1. Incrementar los períodos de reposo, limitando los esfuerzos físicos al menos en la etapa inicial del tratamiento de acuerdo a la severidad de la anemia.
  2. Es fundamental la suplementación con un aporte de 100 a 200 mg de hierro, tomar una vez al día en ayuno y en preparados que contengan vitamina C para mejorar la absorción.
  3. El déficit de ácido fólico o cobalamina es una de las principales causas de anemia durante el embarazo, la cual se evidencia como anemia megaloblástica, caracterizada por anormalidades en la sangre y médula ósea debido a la alteración de la síntesis de ADN. Para lo cual se recomienda administrar 5 mg/día por vía oral de ácido fólico.

Anemia en el embarazo qué comer

Ante la pregunta frecuente de que alimentos son buenos para la anemia en el embarazo, específicamente que comer para la anemia en el embarazo, se recomienda:

  • Dieta rica en hierro y folatos, evitando los alimentos que alteran la absorción intestinal de hierro.
  • Consumir granos enteros, frutas y verduras, frijoles, lentejas, huevo, pescado y grasas saludables, aguacate, aceite de canola y semillas.
  • Consumir vegetales frescos, legumbres o proteína animal.
  • Disminuir el consumo de alimentos con alta densidad energética, como frituras, refrescos, comida rápida y alimentos empaquetados.

Otras recomendaciones de cómo combatir la anemia la anemia en el embarazo son:

  • Evitar el uso de alcohol y drogas: principales causas de anemia megaloblástica.
  • Evitar fumar.
  • Asistir a consultas y exámenes prenatales.

Anemia en el embarazo tratamiento

La mayoría de las mujeres se preguntan, que puedo tomar para la anemia en el embarazo, la respuesta varía según la causa de la anemia.

  • En la anemia por deficiencia de hierro; las opciones terapéuticas incluyen:
  • Hierro en presentaciones tanto orales como parenterales.
  • Proveer un aporte diario de hierro elemental de 160-200 mg/día.

De esta manera casi siempre se logra una rápida respuesta, con un incremento promedio de la Hb de 1 g/dL después de 14 días de tratamiento efectivo.

  • En los casos de deficiencia de hierro sin anemia (niveles de Hb normales), los cuales son frecuentes al inicio del embarazo, también son necesarias las suplementaciones con hierro.

Consideraciones finales:

La anemia en el embarazo, es el trastorno hematológico más frecuente en las gestantes, por encontrarse en una situación de riesgo debido a los cambios fisiológicos propios del embarazo. Aunque algunos cuadros de anemia al final del embarazo, corresponden a razones fisiológicas sin ningún tipo de repercusión clínica, es de fundamental importancia el reconocimiento de estos cuadros patológicos, por la asociación que tienen con desenlaces maternos y perinatales fatales.

Aunque los síntomas de anemia pueden controlarse con una dieta adecuada y suplementos de hierro y ácido fólico recetados por su médico, el problema real de las presentaciones orales, es que se asocian con poca tolerancia y una tasa de efectos adversos de hasta un 40%, entre los cuales se incluyen las náuseas, vómitos, diarreas, constipación y dolor abdominal.

Referencias:

Gonzales G, Olavegoya P. (2019). Fisiopatología de la anemia durante el embarazo: ¿anemia o hemodilución? SIMPOSIO ANEMIA EN LA GESTACIÓN. Rev. Perú. ginecol. obstet. (65):4.

Sánchez L, Jaramillo L, Villegas J, Álvarez L,Ruiz C. (2018). La anemia fisiológica frente a la patológica en el embarazo. Physiological Anemia versus Pathological Anemia in Pregnancy.  (44): 2.

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita