cafe en el embarazo

Café en el embarazo

¿Es saludable tomar café durante el embarazo?

El embarazo es una época sumamente importante en la vida de cualquier mujer. A su vez, es un periodo de gran importancia para nuestro bebé. Aparecen ciertas consideraciones que no habríamos tenido en cuenta en otra situación, y una de ellas es el hecho de algo tan trivial como tomar café.

En el embarazo, tenemos que pensar primero en el bienestar de nuestro pequeño, la salud del cuál, dependerá de nuestras acciones.

En el día de hoy te daremos a conocer todo lo que necesitas saber acerca del consumo del café durante el embarazo, resolviendo las dudas que puedas tener mediante una serie de recomendaciones. Déjanos acompañarte.

¿Cuáles son los efectos del café en el embarazo?

El café es una bebida diurética y estimulante, por ello, causa un aumento en la presión arterial y en la frecuencia cardíaca, algo que no es nada recomendable durante el embarazo. Además, también puede provocar deshidratación, debido a que aumenta las ganas de orinar.

Uno de los aspectos más importantes y alarmantes es que la cafeína atraviesa la placenta, afectando directamente al bebé. Como mujeres adultas y amantes del café, podemos manejar las cantidades de cafeína que consumimos, pero un bebé no puede porque su metabolismo aún se encuentra en desarrollo.

Cuando se ingieren cantidades desmesuradas de café también se ve afectado el desarrollo del bebé. Debido a que es una sustancia que contrae los vasos sanguíneos, puede impedir que reciba el oxígeno y los nutrientes de forma adecuada.

Asimismo, otro punto fundamental a considerar cuando se bebe café en el embarazo es el tiempo que dicha sustancia permanece en el organismo. Conforme avanza el embarazo, el tiempo que tarda en descomponerse la cafeína en nuestro organismo aumenta, es decir, cada vez permanece más tiempo en el sistema.

Al llegar al segundo trimestre, la cafeína toma el doble de tiempo, que cuando no se está embarazada, para salir del organismo. Y, en el tercer trimestre, el tiempo aumenta aún más, ¡se triplica!

Otra razón a considerar es que la cafeína contiene fenoles, una serie de compuestos que actúan en el organismo dificultando que se pueda absorber el hierro de manera correcta, por eso muchas mujeres embarazadas que beben café desmesuradamente registran niveles bajos de hierro.

¿Cuál es la dosis de café recomendada?

Si eres una apasionada del café y estás embarazada, es recomendable que no excedas los 200 mg por día – equivalente a dos tazas de café – recomendados por la American Pregnancy Association.

La cifra indicada surge de diversos estudios realizados por el American Journal of Obstetrics and Gynecology, obteniendo como resultado, que aquellas mujeres que consumían una cantidad superior a los 200 mg de cafeína al día tenían más probabilidades de sufrir un aborto involuntario. Consulta la tabla de más abajo para poder controlar la cantidad de café u otra bebida que debes de tomar para no superar esos 200 mg.

¿Qué alimentos contienen cafeína?

Como futura mamá, es importante que sepas que la cafeína no solo está presente en el café, sino que también lo está en otras bebidas, como el té, bebidas energizantes, refrescos o sodas, e incluso en el chocolate.

Por eso, debes tener especial cuidado con la dosis que ingieres de dichos alimentos y bebidas. Para no entorpecer la absorción de hierro por el organismo, es recomendable consumirlos antes de cada comida.

A continuación, te dejamos los índices de cafeína presentes en distintas bebidas y alimentos que, sin duda, te serán de gran utilidad.

Bebida o alimento Cantidad Cafeína
Café filtrado, Starbucks          100 gr 70 mg
Café filtrado, genérico           100 gr 88 mg
Café latte o cappucino, Starbucks 100 gr 33 mg
Expreso, Starbucks     100 gr 267 mg
Expreso, genérico       100 gr 228 mg
Café instantáneo, genérico    1 cucharadita 31 mg
Café Descafeinado, genérico 100 gr 0.88 mg
Té negro filtrado de bolsa      100 gr 20 mg
Té verde filtrado de bolsa      100 gr 25 mg
Té negro descafeinado           100 gr 0.88 mg
Té latte Tazo Chai, Starbucks 100 gr 20 mg
Pepsi 100 gr 11 mg
Pepsi de dieta 100 gr 10 mg
Coca-cola        100 gr 10 mg
Coca-cola de dieta      100 gr 13 mg
Red Bull          100 gr 32 mg
Chocolate oscuro (70-80 % de cacao) 100 gr 82 mg
Chocolate con leche   100 gr 20 mg
Helado de café o yogur helado            100 gr 8 mg
Chocolate caliente     100 gr 5 mg

¿Puedo beber café descafeinado?

Como puedes ver en la tabla de arriba, el índice de cafeína presente en el café descafeinado es menor, por lo que puedes beber con confianza de él, siempre que no excedas el límite recomendado de 200 mg de cafeína por día.

Además, al consumir café descafeinado de forma moderada estarás aportando grandes beneficios a tu organismo, debido a que tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antitumorales; previene el envejecimiento de las células cerebrales; y mantiene bajo control enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, el Alzheimer y la demencia.

No obstante, ten precaución con el café descafeinado porque puede contener sustancias, extraídas del propio grano, que pueden resultar peligrosas para la salud de tu corazón y provocar ansiedad, además de ocasionar malestares estomacales como gastritis y reflujo.

¿Cómo dejar el café?

Aceptémoslo, el café se filtra en nuestra sangre provocándonos la más deliciosa adicción a su sabor y sensación estimulante. Por ello, es normal que al dejar de consumirlo para cuidar la salud de tu bebé, que es lo más importante, sufras de diversos síntomas, tales como:

  • Ansiedad
  • Cansancio
  • Somnolencia

Sin embargo, no hay nada más poderoso que la voluntad y, una vez que has decidido renunciar al café, puedes facilitarte el proceso yendo a un ritmo paulatino, recuerda que Roma no se construyó en un día.

Empieza disminuyendo la cantidad de café. Por ejemplo, empieza a beber café con leche, agregando más cantidad de leche que café.

También puedes reemplazar el café por otras bebidas que contengan menor cantidad de cafeína, utiliza la tabla que te dejamos arriba y seguro encontrarás una opción más saludable e igualmente deliciosa.

Conforme dejes de consumir café, te será mucho más fácil sustituirlo de manera definitiva por opciones más ricas en nutrientes, como los zumos de frutas naturales o el líquido vital por antonomasia: agua.

Conclusión

Se puede tomar café durante el embarazo siempre que no se rebase el límite establecido por los especialistas, 200 mg por día. Además, como mamás responsables, siempre se debe tener en cuenta que la cafeína está presente en más alimentos y bebidas de lo que esperamos, no solo en nuestra tasa de café de costumbre, por lo que antes de consumir cualquier cosa es importante revisar si contiene cafeína y, por supuesto, en qué cantidad.

Lo más importante es que entiendas que siempre puedes encontrar una mejor alternativa al café, sobre todo porque se recomienda excluir la cafeína por completo durante la lactancia. No hay nada imposible para el amor de una madre, así que ve poco a poco y elije opciones más saludables, como los zumos de frutas.

No te olvides de mantenerte al día con la información más actualizada y relevante para tu salud y la de tu bebé. En nuestra web siempre encontrarás la información más novedosa, los mejores consejos y tips que te ayudarán en el hermoso proceso de tu maternidad, déjanos acompañarte.

¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)
Ir arriba