curcuma-embarazo

Cúrcuma embarazo

Desde el Sudoeste Asiático nos llega un condimento que concede múltiples beneficios en la etapa del embarazo. La mayoría de las personas que se especializan en la gastronomía lo utilizan constantemente debido a que otorga color a los alimentos, aroma, además de propiedades nutricionales. Hablamos de la cúrcuma, cuya raíz pulverizada es la presentación más habitual que podemos encontrar.

Esta “especie dorada”, llamada así por su intenso color amarillo, es ancestral y milenaria. Como mujer embarazada debes saber todas las ventajas que te puede aportar la cúrcuma, al igual que sus posibles efectos secundarios o contraindicaciones.

Propiedades y beneficios de la cúrcuma en el embarazo

La cúrcuma es una especia de grandes propiedades biológicas que se utilizan en el campo de la medicina natural. De hecho, la medicina occidental estudia la aplicación de la cúrcuma como analgésico y agente curativo.

Tan solo una cucharada de polvo de cúrcuma provee:

  • 29 Calorías
  • 0,3g de azúcar
  • 6,31g de carbohidratos
  • 0,31g de rasa
  • 2,1g de fibra
  • 0,91g de proteína

Además, el consumo de una sola cucharada de cúrcuma puede aportar un 26% de manganeso, 5% de potasio, 3% de vitamina C y 16% de hierro.

Entre los efectos positivos que puede aportar el consumo de cúrcuma en la mujer embarazada, encontramos:

  • Aumenta las defensas del sistema inmunológico
  • Calma los cólicos y ayuda a liberar los gases
  • Mejora la digestión
  • Crea una barrera de protección contra los radicales libres
  • Renueva las células de la piel
  • Contribuye a la mejoría de afecciones respiratorias
  • Ayuda a sobrellevar la artritis o los reumas
  • Mejora el estado de ánimo

Según diversos estudios realizados sobre los efectos que puede tener la cúrcuma en la salud, se ha descubierto que debido a ser una planta rica en antioxidantes, es capaz regular el colesterol y mejorar las funciones hepáticas. Además, puede mitigar los dolores de cabeza, sensación de cansancio o fatiga y prevenir los resfriados. Todo estos resultados son debido a sus propiedades antiinflamatoria y analgésicas.

¿Puede la cúrcuma prevenir y curar el cáncer?

La popularidad de la cúrcuma ha crecido mucho en los últimos tiempos y las múltiples aplicaciones y beneficios que aporta a la salud ha llevado a algunos a adjudicar a la cúrcuma propiedades que pudieran sobrepasar sus capacidades medicinales.

Se cree que la curcumina es capaz de matar las células cancerígenas de determinados cáncer. Sin embargo es importante denotar que los estudios científicos a penas están en su face inicial y los resultados obtenidos hasta ahora no son concluyentes. Por ejemplo, los estudios revelan que en los países donde el consumo de cúrcuma es mayor, existen tasas muy bajas de algunos tipos de cáncer.

A pesar de que ciertos ensayos en laboratorios revelan que la acción de la curcumina puede combatir ciertas células cancerosas, el cuerpo humano no absorbe la curcumina con facilidad. Aún queda un largo camino por recorrer, pero hasta ahora los resultados apuntan un futuro prometedor.

La cúrcuma y el alivio estomacal durante el embarazo

La cúrcuma influye en la liberación de la bilis por estimulación de la contracción biliar. Esto permite un mejor procesamiento de los alimentos grasos.

Por otro lado, también es efectivo para reducir las desagradables nauseas o arcadas matutinas que son tan comunes en los primeros meses de gestación. En parte, esto se logra porque la cúrcuma nivela el grado de acidez estomacal, convirtiéndola en una especie de protector gástrico, lo que también evita la presencia de reflujo.

Gracias a sus comprobados efectos antiinflamatorios, comer cúrcuma puede tranquilizar los desagradables síntomas del ERGE (Enfermedad por reflujo gastroesofágico).

La cúrcuma como agente en contra de la gingivitis del embarazo

Es posible que en algunos embarazos se presenten problemas de sangramiento de las encías ocasionado por la progesterona, lo que puede llevar a padecer de gingivitis.

Estudios médicos llevados a cabo en el 2012 revelaron que la cúrcuma puede ser utilizada como base de un enjuague bucal para detener dichos sangrados. La cúrcuma resulta ser un excelente antimicrobiano, por lo que puede prevenir la placa y la gingivitis. Sin embargo, es prudente siempre acudir médico para establecer una dosis segura de este enjuague bucal.

La cúrcuma y su influencia en el desarrollo del bebé durante el embarazo

Entre los factores que pueden afectar el desarrollo neurológico y cerebral del bebé en formación, son las inflamaciones corporales de su madre. Al parecer, las madres en gestación con altos niveles de inflamación en su cuerpo corren mayor riesgo de que la criatura nazca con problemas de autismo, hiperactividad o dificultad para concentrarse.

El consumo de cúrcuma influye en la reducción de la hinchazón corporal de la madre, disminuyendo el riesgo de que el bebé sea afectado en su desarrollo neurológico y mental. Pero, se debe tener claro que en este caso no se aplica la formula: “más es más”. Siempre se debe consultar al Doctor para no exceder la dosis segura.

La cúrcuma ayuda a prevenir la preeclampsia

La preeclampsia afecta al 8% de las embarazadas y aunque la mayoría logran dar a luz a sus bebés sin complicaciones, lo cierto es que esta afección puede resultar grave o hasta mortal, tanto para la madre como para el bebé. Por tal motivo, se hace necesario actuar con prontitud cuando se presenta este problema.

Todavía no se conoce con certeza qué provoca la preeclampsia a una mujer embarazada. Se sospecha que la hinchazón corporal tiene mucho que ver en este aspecto. La curcumina, que es el principal elemento que compone la cúrcuma y esta reduce las inflamaciones del cuerpo de la mujer embarazada. Por este motivo, se podría decir que la ingesta de cúrcuma también ayuda a prevenir la preeclampsia.

Contraindicaciones de la cúrcuma en el embarazo

La cúrcuma está contraindicada en personas que previamente hayan presentado reacciones alérgicas a la cúrcuma. Por ejemplo, los sarpullidos o erupciones cutáneas, dolor de cabeza o malestar general justo después de haberla consumido es una claro indicativo de que debe suspender su consumo. También debe ser evitada por quienes padecen de cálculo biliar o problemas en el hígado al menos sin prescripción médica.

Una gran cantidad de cúrcuma puede provocar malestar digestivo por irritación. Recuerda que la cúrcuma estimula la producción de ácidos gástricos lo cual puede ser un inconveniente para algunos.

Las personas que estén tomando anticoagulantes deben evitar el consumo de cúrcuma en dosis considerables. Además, este puede anular los efectos de otros medicamentos anticoagulantes o en bloqueadores de ácidos.

Las mujeres embarazadas que sufran de trastornos en la coagulación o enfermedades hepáticas deben evitar su consumo.

¿Cuándo la cúrcuma llega a presentar un peligro durante el embarazo?

La cúrcuma puede llegar a ser perjudicial en el embarazo cuando se consume de forma medicinal, es decir, al tomarla mediante suplementos, cápsulas o incluso en infusiones. Una cantidad concentrada de curcumina imita la hormona del estrógeno, lo que conlleva a la estimulación de contracciones en el útero y aumenta el riesgo potencial de un aborto involuntario o parto prematuro.

Los expertos recomiendan a las mujeres embarazadas que eviten ingerir cúrcuma en cápsulas, comprimidos o suplementos, debido a su alto contenido concentrado que puede llegar a ser de hasta un 95%.

¿Qué dosis de cúrcuma es segura en el embarazo para evitar riesgos?

La cúrcuma en polvo está aceptada como un alimento seguro durante el embarazo siempre y cuando sea un consumo moderado. No existe una cantidad específica que garantice el límite máximo al que se pueda llegar sin afectar la vida del bebé y la madre en gestación.

Se puede comer cúrcuma en el embarazo cuando se utiliza para agregarle sabor y color a las comidas o como aderezo. El compuesto de curcumina presente en la cúrcuma en polvo no es muy alto (3-5%), así que el cuerpo no lo absorbe del todo. Se puede tomar cúrcuma en infusiones siempre y cuando sea la misma cantidad que normalmente se utiliza para aderezar y que además, no se haya condimentado las comidas con cúrcuma ese mismo día.

Como siempre, te recomendamos antes que nada, tener a tu obstetra muy bien informado de tu dieta y del consumo de cúrcuma que pudieras tener para que pueda guiarte en este aspecto nutricional.

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita