curry-embarazo

Curry embarazo

Es completamente normal que al estar embarazadas, tengamos mucha precaución con nuestra alimentación hasta en los detalles más mínimos. En este aspecto, el curry es un condimento que está muy presente en la elaboración de muchísimos platos, ya que su uso resalta muy bien el sabor de las comidas. Debido a su creciente utilización, es normal que nos preguntemos ¿se puede comer curry en el embarazo?

A continuación, realizaremos un análisis de esta especia y de su efecto en la salud de nuestro cuerpo humano, especialmente en el de la mujer embarazada. Además, determinaremos si el curry puede llegar a ser abortivo y cuál es la dosis segura de consumo en el embarazo.

Curry propiedades y beneficios en el embarazo

Antes de nada, es importante destacar que tenemos dos tipos de presentaciones de curry: en hojas y en polvo, siendo esta última la más comercializada en el mundo.

El curry tanto en hojas como molido se utiliza como aditivos que realzan el sabor de las comidas, pero que, además, contiene una importante fuente de nutrientes. El curry que encontramos generalmente en polvo, no es una única especia, sino un combinación de distintas especias. Puedes divisarla en varios colores: verde, rojo o amarillo. La más común es la de color amarillo por contener gran parte de cúrcuma.

Valores nutricionales del curry:

Si descomponemos 100gr de curry podemos desglosar los siguientes valores nutritivos:

  • Hidratos de carbono 60%
  • Proteínas 10%
  • Grasas 30%
  • Calorias 325

El curry contiene vitamina A, B, C, D, E, K y minerales como calcio, ácido fólico, hierro y fibra. El curry molido comúnmente se combina otras series de especias que agrupan una gran efectividad terapéutica, lo que a su vez incrementa sus nutrientes.

Beneficios y propiedades del curry:

En la alimentación, las hojas de curry ofrecen una buena cantidad de beneficios al consumidor, incluso si esta es una mujer embarazada. Entre los beneficios más destacados podemos mencionar los siguientes:

  • Comer hojas de curry en el embarazo permite al cuerpo de la madre contrarrestar la anemia.
  • Ayuda a calibrar la cantidad correcta el colesterol
  • El curry posee propiedades anti bacterianas que permiten la pronta acción contra las infecciones
  • Mejora el sistema digestivo permitiendo un mejor procesamiento de la comida
  • Bacterias peligrosas que atentan contra la salud del nonato, como por ejemplo Escherichia Coli que ataca el estómago y los intestinos, son eliminadas gracias a la ingesta de curry.
  • Actúa favorablemente en la salud de los pulmones protegiéndolo contra los agentes tóxicos. Esto debido a su acción estabilizadora de las membranas pulmonares
  • Ayuda a prevenir la diarrea así como otras afecciones en el intestino
  • Por ser tan rico en alcaloides, el curry promueve un mejor flujo de sangre.
  • Estimula la secreción de un elemento mucoso que se hace presente en las paredes intestinales que ataca bacterias o inflamaciones.

En el caso del curry molido que contiene cúrcuma, se anexan las propiedades de esta especia que la compone. Por ejemplo, la curcumina es un componente del curry que llega a ser muy prometedor en el campo anticancerígeno, y además, tiene la capacidad de actuar en la síntesis celular permitiéndole ser un excelente antiinflamatorio.

El curry puede ser un gran aliado en la lucha contra la obesidad, por sus propiedades adelgazantes que contribuyen enormemente en las dietas bajas en calorías. Esto se debe a que contrarresta la retención de líquidos y da una sensación de saciedad que retarda el apetito.

Las sales minerales que contiene el curry lo hacen ser antioxidantes que hacen frente a los radicales libres e impulsa la renovación celular.

Contraindicaciones del curry en el embarazo

El curry y el embarazo son compatibles, por lo que puedes estar tranquila, el curry no es malo en el embarazo. Pero al igual que cualquier otra especia, tiene sus contraindicaciones si no se consume de la forma adecuada o si se cumplen ciertas circunstancias. El curry es un alimento seguro para la mujer embarazada, pero debe mantener un consumo moderado.

El curry molido suele contener pimiento o ser un tanto picante, por ello, las personas que sufren de gastritis o úlceras estomacales deberían evitar su consumo. Por otro lado, al contener curcumina estimula el ácido biliar, por lo que quienes padecen de cálculo biliar también debería abstenerse de su consumo.

El comer curry en exceso puede debilitar el cuero cabelludo ocasionando alopecia. El consumo excesivo del curry puede causar un desorden en los niveles de azúcar en la sangre.

¿Puede el curry acelerar el parto?

Se ha filtrado una teoría de que el curry picante puede estimular los intestinos, la matriz y el útero para acelerar el parto. Lo cierto es que esta teoría carece de fundamento científico por no haber evidencia médica que lo atestigüe.

El curry en hojas no es abortivo ni acelera el parto. Si se consume en altas dosis pudiera provocar una indigestión y por tiempo prolongado afectaría el perfil de los lípidos de su cuerpo y dañar el colesterol bueno.

Ahora bien, cuando hablamos del curry en polvo es necesario aumentar las precauciones. En este punto quizás te preguntes ¿puedo comer curry en polvo en el embarazo?

Recordemos que la curcumina en grandes cantidades puede estimular contracciones en el útero provocando una aborto o parto prematuro. Así que grandes cantidades de curry en polvo se traduce en grandes cantidades de curcumina, en el caso del curry amarillo.

Siempre es sabio y prudente tener un control médico sobre estos asuntos para tener una guía certificada que garantice tu salud y la de tu bebé.

¿Puedo comer curry durante la lactancia?

Es un hecho que la leche materna transmite mucho de los componentes y nutrientes de la alimentación que tenga la madre. Una de las señales más efectivas para poder determinar que comida está inquietando al bebé, sería su propia reacción luego de amamantarlo.

Se cree que las comidas picantes; como puede ser el caso del curry, suelen transmitir la esencia del curry a la leche materna cambiando su sabor y esto puede resultar desagradable al bebé.

Es cierto que por los momentos no existe una clara evidencia de la veracidad de que esto suceda, la reacción de la criatura es determinante para suspender su ingesta.

A pesar de lo antes expuesto, otros expertos opinan que el bebé está acostumbrado a la dieta de su madre. Según investigaciones sobre la gestación y la lactancia realizadas en la Universidad Rush en Chicago, mencionan que el nonato está acostumbrado al sabor y aroma de ciertos alimentos que su madre ha consumido, pues los mismo han influido en el líquido amniótico. Una vez que nace el bebé, si la madre continua la misma dieta, la criatura puede estar familiarizada con estos sabores y no los rechaza, más bien les resulta atractivo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita