gulas-embarazo

Gulas embarazo

Las gulas son un alimento nutritivo y de contenido graso moderado o bajo. A pesar de no ser propiamente un producto de origen natural, contienen un gran porcentaje de pescado, que es una de las fuentes de proteína animal más saludables.

En este artículo veremos si se puede comer gulas en el embarazo, sus propiedades y beneficios para la madre y el bebé, las diferencias entre gulas, angulas y anguilas, las dosis recomendadas, y algunas deliciosas recetas con este alimento. Lee este sustancioso artículo y aprende todo lo que necesitas saber sobre la relación que hay entre gulas y embarazo.

Diferencias entre gulas, angulas y anguilas

Antes de continuar, lo primero es aprender a distinguir entre gulas, angulas y anguilas. Parece un tecnicismo, pero algunas personas todavía confunden estos términos y los alimentos a los que se refieren. Las angulas son las crías de las anguilas, y constituyen un manjar exclusivo, bastante caro, y disfrutable sólo en invierno (sobre todo en Navidad). Su escasez y su alto precio llevaron a la búsqueda de un sucedáneo. Fue así que surgieron las gulas, que son un sustituto artificial de las angulas, si bien se elaboran a partir de pescado natural.

Las gulas se elaboran a partir de surimi, que no es otra cosa que proteínas musculares de pescado blanco. Se elige la parte muscular del pescado, se desmenuza y se somete a varios enjuagues, hasta obtener una pasta gelatinosa. Luego se le suman aditivos: clara de huevo, almidón, fécula, harina de trigo, proteína de soja, aceites vegetales, tinta de sepia, aromas y sabores de pescado… Para hacer las gulas, al surimi se le comprime para darle una forma semejante a la de las angulas. De hecho, a veces se venden con el eslogan de “surimi estilo angulas”.

Por lo general se utiliza el abadejo para hacer el surimi de las gulas, aunque también se puede usar bacalao, jurel, caballa o calamar. Este es un punto importante para la mujer embarazada, ya que el abadejo procede de los mares de Alaska, que se cuentan entre los más vírgenes y menos contaminados del mundo. Eso significa que la toxicidad química o bacteriológica de las gulas es ínfima.

¿Se pueden comer gulas en el embarazo?

Las gulas son de hecho, una especie de surimi con forma de angulas, y por lo tanto, sí pueden comer estando embarazada. El argumento a favor más importante es este: las gulas están hechas de pescado cocinado, y además, se cocina cocinarse para su preparación antes de que lo comamos, procesos que ayudan a eliminar casi todos los peligros… Más adelante veremos cuáles son estos peligros.

Los beneficios nutricionales de las gulas son prácticamente los mismos de los pescados a partir de los cuales se elaboran. El proceso de elaboración reduce algunas propiedades, pero en general se puede decir que las gulas son un alimento nutritivo. Y a ello hay que sumar los nutrientes que aportan los aditivos (como el huevo y la soja), que por lo general son naturales y también proteicos.

Propiedades nutricionales de las gulas

Las gulas son nutritivas y se digieren con facilidad, por lo que son un buen alimento para embarazadas. Usando 5 kg de pescado blanco se elabora sólo 1 kg del surimi con el cual se hacen las gulas. Es decir, estamos ante un alimento de buen valor nutricional. Veamos qué beneficios puede traerte el consumo de gulas estando embarazada.

Buen aporte de proteínas saludables

100 g de gulas contienen aproximadamente 9,5 g de proteínas. El abadejo (a partir del cual se elabora la mayoría del surimi para las gulas) tiene un porcentaje más elevado de proteínas: 12,2 g por cada 100 g, parte de las cuales se pierden en el proceso de la elaboración. Esto, y el hecho de que las gulas se preparan con otros ingredientes, hacen que la cantidad de proteínas se reduzca a 9,5g por cada 100, una cantidad igualmente decente para considerarla un buen alimento en cuanto a proteinas.

Contenido graso de moderado a bajo

Durante el proceso de elaboración de las gulas (los enjuagues) se disminuye algo el contenido graso del propio pescado. Este hecho, y el de que se elaboren a partir de pescado blanco (salvo que se use caballa, que es un pescado azul), da lugar a que el contenido graso de las gulas es de moderado a bajo, y eso nos ayudará a evitar el sobrepeso excesivo que en ocasiones se produce durante el embarazo.

Las gulas contienen unos 26 g de grasas por cada 100 g (y de estas grasas, alrededor de 5 g son grasas saturadas). Pero este valor no tan bajo se debe más bien a los aceites (de oliva, de girasol, de soja, etc.) que se le añaden durante la elaboración. Siempre que se consuman con moderación, las gulas no tienen por qué producir un aumento de peso.

Bajo o nulo balance de vitaminas, minerales y oligoelementos

Al parecer las gulas no realizan un aporte de vitaminas o minerales considerable. Ninguna de las numerosas tablas de valores nutricionales reflejaban contenido de vitaminas ni minerales, salvo un solo sitio web nutriológico que mostraba tablas bastante favorables para estos nutrientes (sin declarar la fuente de sus datos).

¿Cuánto Omega 3 tienen las gulas?

Los pescados blancos de por sí no son tan ricos en Omega 3 como los pescados azules. Y si a esto le sumamos el proceso de elaboración mediante enjuagues de la carne del pescado, se puede comprender por qué las gulas en realidad no son un alimento rico en grasas ni en Omega 3. Las gulas contienen algo de Omega 3, pero no mucho. Su contenido de Omega 3 por cada 100 g no llega a 0,5 g.

Pros y contras de comer gulas durante el embarazo

Desde el punto de vista toxicológico, las gulas son tan saludables como desde el punto de vista nutricional. Esto se debe a que por lo general se elaboran con pescados de casi ningún contenido de mercurio. Y como se deben cocinar durante su producción y antes de su consumo, tampoco son potencialmente peligrosas desde el punto de vista del contenido de agentes patógenos. No obstante, hay algunas precauciones que tomar. Veamos los pros y los contras.

Pros de comer gulas en el embarazo

  • Gulas cocidas embarazo. Para la elaboración de las gulas, el surimi debe cocinarse. Al no ser pescado crudo ni semi crudo sino cocido, los agentes patógenos (por ejemplo, el anisakis) se eliminan. De todos modos, debes cocinarlas antes de consumirlas.
  • Peces con mínimo contenido de mercurio: ¡qué bien! Desde el punto de vista del contenido de mercurio, los peces que se suelen utilizar en la elaboración de las gulas (abadejo, bacalao, jurel, caballa) son considerados de mínimo contenido de mercurio, y por tanto muy recomendables para la mujer embarazada. Excepto que se elaboren con alguna especie con alto porcentaje de mercurio, como veremos a continuación.
  • Gulas en lata y embarazo. La presentación en lata es muy recomendable. Los alimentos elaborados a partir de pescado enlatado suelen pasar por procesos cuidadosos de esterilización y pasteurización.
  • Gulas congeladas y embarazo. Desde el punto de vista del consumo de pescados (y de carnes también), la congelación puede ser considerada un proceso de purificación muy efectivo. Luego de una congelación extrema (-30 °C durante 4 a 7 días antes de su consumo), los productos elaborados con pescado se pueden consumir incluso crudos, porque el frío intenso mata a las bacterias y nematodos.

Precauciones al comer gulas en el embarazo

  • Cuidado: contienen huevo. Las gulas contienen huevo como uno de sus principales ingredientes. No debes consumirlas si tienes algún tipo de alergia o intolerancia al huevo.
  • Otra precaución: contienen soja. Uno de los ingredientes esenciales de las gulas es la soja. Si padeces de algún tipo de alergia a este nutriente, tal vez no debas consumirlas.
  • No las comas si contienen caballa real. Como vimos arriba, uno de los pescados que se utilizan para elaborar el surimi de las gulas es la caballa real (otros tipos de caballa no contienen altos índices de mercurio). Te convendría saber si se utiliza la especie de caballa llamada caballa real, ya que es un tipo de pescado con alto contenido de mercurio y no se recomienda para embarazadas.
  • Elige las conservas no refrigeradas. Si las latas o envases de conserva con gulas a la venta en el mercado están puestas bajo refrigeración, eso significa que durante su elaboración no fueron esterilizadas ni pasteurizadas. No elijas esas presentaciones, porque pueden contener agentes patógenos. Mejor elige las latas o envases de conserva que se ponen a la venta sin refrigerar. Eso es síntoma de que sí han sido esterilizadas y pasteurizadas y que gracias a eso no necesitan refrigeración.
  • No sustituyas pescado por gulas. Las gulas son deliciosas. Pero a pesar de que están elaboradas a partir de pescado, no deben sustituir al pescado en tu dieta semanal. Necesitas consumir una combinación de pescados blancos y azules para recibir un nutriente tan importante en el embarazo como el Omega-3.

Algunas recetas para comer gulas en el embarazo

A continuación, te sugerimos algunas formas saludables en las que puedes consumir las gulas. Recuerda: los demás ingredientes también deben cocinarse para eliminar posibles bacterias nocivas.

  • Gulas al estilo tradicional.
  • Gulas al ajillo.
  • Gulas con patatas.
  • Gulas con patatas en MC.
  • Huevos estrellados con gulas.
  • Tallarines verdes con gulas.
  • Gulas con alubias rojas.
  • Gulas a la bilbaína.
  • Gulas sobre huevos estrellados y patatas.
  • Gulas con brócoli.
  • Gulas con queso.
  • Gulas con múltiples verduras.
  • Gulas con pimentón rojo.
  • Gulas con merluza y patata.

Cantidad recomendable de gulas en el embarazo

En este breve pero intenso recorrido por el mundo de las gulas has aprendido un poco de todo. Pero todavía falta algo importante: ¿Qué cantidad de gulas puedes consumir en el embarazo? Tal vez este es un parámetro un poco difícil de establecer, ya que el porcentaje de pescado en las gulas puede variar de una presentación a la otra.

Si tomamos en cuenta las dosis recomendadas de los pescados con que se elaboran las gulas (abadejo, bacalao, jurel, caballa), podemos concluir que la dosis máxima de gulas en el embarazo debe ser de 2 a 3 raciones de alrededor de 110 g cada una.

Debes tener en cuenta que, si bien las gulas se elaboran a partir de pescado, no deben ser un sustituto del pescado en tu dieta. El pescado natural es imprescindible para ti y para tu bebé, gracias a sus altos porcentajes de Omega-3, un nutriente con un sinfín de beneficios para que el embarazo curse de forma correcta y saludable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita