insomnio-embarazo

Insomnio embarazo: Causas, soluciones y remedios caseros

Las mujeres embarazadas tienen una mayor necesidad de dormir, pero paradójicamente, el insomnio en el embarazo es un problema muy común. Para las mujeres embarazadas, dormir bien y lo suficiente es muy difícil, especialmente al comienzo del embarazo y en el tercer trimestre.

El cuerpo de una mujer consume mucha energía, pero su mente está abrumada por los cambios hormonales y las emociones que genera el miedo al parto, la seguridad del bebé y a las posibles complicaciones de la gestación. Pero además, el crecimiento del vientre requiere de adoptar posiciones especiales para dormir.

Según los datos estadísticos, hasta el 80% de las mujeres experimentan insomnio durante el embarazo, lo cual produce una serie de efectos de menor o mayor gravedad. Estos incluyen fatiga, cambios de humor, problemas de pareja y en el vínculo madre-hijo, parto prematuro y depresión posparto, así como otras complicaciones del embarazo.

Causas del insomnio durante el embarazo

“Estoy embarazada y no puedo dormir” es una queja frecuente, pero este insomnio durante el embarazo puede tener diversas causas, como problemas de salud, estrés o simple incomodidad.

Durante la gestación también son frecuentes las pesadillas, causadas por los cambios hormonales y que revelan los temores de la madre o sus preocupaciones sobre su bebé, el embarazo, el parto y todo lo que significa tener un hijo, o varios, como es el caso del embarazo múltiple.

Insomnio en el embarazo primer trimestre

Según los médicos especialistas, el insomnio al principio del embarazo es absolutamente normal, ya que es una etapa muy exigente para el cuerpo de la madre, a lo cual se suma el estrés mental que genera acostumbrarse a la idea de la maternidad.

La mayoría de los expertos coinciden en que el sueño en el primer trimestre es esencial para la salud de la madre y el bebé, pues la falta de descanso puede ocasionar problemas en el embarazo, como un sistema inmunológico debilitado y diabetes gestacional.

Insomnio en el embarazo segundo trimestre

Frecuentemente, pasadas las molestias de las primeras 12 semanas de embarazo, es posible volver a descansar normalmente, pero es necesario ir cambiando la posición a medida que crece el vientre.

Insomnio en el embarazo tercer trimestre

A medida que avanza el embarazo, vuelve a aparecer el insomnio, el que puede ser generado por diversas causas, como los movimientos del bebé, la fatiga, así como el estrés y la ansiedad ante el parto inminente.

Encontrar una posición cómoda para dormir es muy difícil en esta etapa, pero además es muy frecuente que la madre tenga temor a dañar al bebé con sus movimientos nocturnos, lo cual aumenta el nerviosismo a la hora de dormir.

Otras causas de insomnio en el final del embarazo son otros síntomas comunes de este período:

  • Micción nocturna
  • Dolor de cadera y de espalda
  • Calambres nocturnos en las piernas
  • Problemas respiratorios
  • Taquicardia
  • Síndrome de las piernas inquietas (hormigueo y necesidad de mover las piernas)

¿Cómo combatir el insomnio en el embarazo?

Antes de consultar al médico, haz todo lo posible para mejorar la calidad de tu sueño. Hay muchas cosas que puedes hacer para prevenir el insomnio en el embarazo, cambiando alguno de tus hábitos o poniendo en práctica algunos consejos.

Usa una almohada de embarazo

La almohada de embarazo es una muy buena solución pues te permitirá estar mucho más cómoda, evitando la mayor causa de insomnio durante todo el embarazo: la incomodidad.

Esta es una excelente inversión para mejorar la calidad de tu sueño, y te será muy útil luego del parto, como un cojín de lactancia, como un antivuelcos, para descansar y para dormir confortablemente junto con tu bebé.

La mejor posición para dormir en el embarazo es del lado izquierdo, pues es la forma en la que el flujo de oxígeno hacia el bebé es óptimo. Esta posición es esencial en el tercer trimestre, cuando se considera peligrosa la posición boca arriba (decúbito frontal).

Quizás te interese nuestro artículo acerca de los tipos de almohadas para embarazadas, con consejos para que escojas la mejor para cada caso.

Mejora tu dieta

Todos los dietistas están de acuerdo en que la dieta en el embarazo debe ser variada, equilibrada y saludable. Pero si tienes problemas para dormir, puedes también aumentar el consumo de alimentos ricos en triftófano, un aminoácido que aumenta los niveles de serotonina, la hormona del sueño y del estado de ánimo.

AlimentoCantidades de triftófano (en mg)
Soja532
Pescados túnidos320
Avellanas265
Yema de huevo240
Queso217
Pollo205

No comas demasiado antes de irte a dormir. Lo mejor que puedes hacer es cenar liviano e irte a la cama a las 2 o 3 horas.

En la cena, evita las grasas, los fritos, los refrescos, el café y el té, excepto las infusiones de hierbas relajantes, si tu obstetra está de acuerdo con el producto que hayas elegido. El remedio casero tradicional, la leche tibia, también aporta triftófano, y es totalmente libre de riesgos, por eso es ideal para combatir el insomnio en el embarazo.

Otro nutriente que es recomendable para la dieta de embarazo contra el insomnio es el magnesio, el que además ayuda a reducir los calambres nocturnos, frecuentes en el tercer trimestre del embarazo. Lo encuentras en los plátanos, en las nueces, la soja y el trigo sarraceno.

Para prevenir la acidez de estómago durante la noche, come porciones pequeñas y con frecuencia durante el día, y evita los fritos, los picantes, los cítricos y las bebidas carbonatadas.

Equilibra tu consumo de agua

Beber las cantidades adecuadas de agua es muy importante en el embarazo. Debes consumir al menos 2 litros al día de agua pura, pero la mayor parte de ella debes ingerirla durante la primera parte del día.

Beber muchos líquidos por la noche aumenta la incomodidad y la micción nocturna. Esto hace que no puedas dormir y que te levantes frecuentemente al cuarto de baño por la noche.

Duerme varias siestas

Un grupo de científicos que evaluó el papel de la siesta para mejorar el insomnio durante el embarazo, concluyó que las siestas frecuentes durante el día, no solamente no afectan la calidad del sueño nocturno, sino que pueden compensar el mal sueño de la noche, y ayudan a tratar los trastornos del sueño en el embarazo.

Haz ejercicio físico

Una de las causas comunes del insomnio en las diferentes etapas del embarazo es la inactividad, pero para dormir bien, el ejercicio físico es muy importante.

Un estudio científico mostró que la actividad física durante el embarazo ayuda a combatir el insomnio. Asimismo, se encontraron indicios que otras terapias naturales pueden ser beneficiosas, como los masajes y la acupuntura.

Practicar un deporte sin riesgos para el embarazo o hacer gimnasia adecuada de forma regular también ayuda a evitar el exceso de peso, el que puede causar diabetes gestacional, y también reduce los calambres musculares.

Asiste a clases de parto

La asistencia a las clases de parto y preparación para el post parto ayudan a las embarazadas a reducir el estrés y la ansiedad. Obtener información confiable, así como interactuar con otras embarazadas es considerado una buena forma de reducir el insomnio en embarazo.

Un estudio reciente mostró que las embarazadas que son asistidas por parteras son menos propensas a tener factores estresantes, como fatiga, estrés, ansiedad y trastornos de sueño durante el embarazo.

Practica ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración son muy eficaces para reducir el estrés, la ansiedad y también ayudan a relajar el cuerpo para inducir el sueño. En los cursos de preparación del embarazo puedes aprender ejercicios muy útiles para mejorar el sueño y reducir la susceptibilidad al dolor durante el parto.

Si necesitas relajar tu cuerpo, puedes hacer un ejercicio de escaneo corporal. Se trata de relajar una a una cada área de tu cuerpo, comenzando en los pies y terminando en la frente.

Este es un ejercicio muy útil para dormir, pues una vez que has relajado cada músculo y estás en una posición cómoda, podrás conciliar el sueño muy fácilmente.

Crea una rutina de sueño saludable

El cerebro está acostumbrado a trabajar según patrones, por lo cual, al crear una rutina de sueño, podrás dormir más fácilmente cada noche.

Para ello, puedes tomar un baño caliente antes de acostarte y luego sentarte cómodamente a disfrutar de un té o un vaso de leche tibia mientras lees un libro. No se recomienda leer en el móvil o en la tablet, pues las pantallas azules agravan los trastornos de sueño.

¿Qué tomar para el insomnio en el embarazo?

La recomendación general de los obstetras es no tomar ningún medicamento para el insomnio en el embarazo. Una revisión científica sobre los estudios realizados con fármacos para el insomnio en embarazo y su asociación con resultados adversos mostró que las benzodiacepinas y medicamentos relacionados pueden aumentar el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer.

Insomnio en el embarazo remedios naturales

Existen algunas hierbas que pueden ayudar a mejorar el sueño de las embarazadas que no proporcionan efectos secundarios. Este es el tratamiento para el insomnio en el embarazo más recomendado, aunque es necesario consultar al obstetra antes de comenzar a consumirlos, pues algunos ingredientes pueden causar efectos secundarios.

Recetas caseras para mejorar el sueño en el embarazo

Leche caliente

El método de las abuelas realmente es eficaz, pues aporta triptófano y ayuda a conciliar el sueño. Se recomienda beber una taza de leche caliente con miel y una pizca de nuez moscada. También se pueden tomar unas cucharadas de yogur o kefir, pues proporcionan el mismo efecto.

Leche de coco

La leche de coco contiene potasio y magnesio, minerales que ayudan a aliviar la tensión muscular. También incluye vitaminas del complejo B que reducen los niveles de estrés.

Tratamiento insomnio con infusiones y decocciones

Manzanilla

En infusión, con 1 cucharadita de manzanilla por cada 200 mililitros de agua hirviendo. Dejar reposar durante 10 minutos.

Toronjil

En solución, con 1 cucharada en 400 mililitros de agua hirviendo. Dejar reposar 1 hora, dividir en 3 partes y beber durante el día.

Hierba de San Juan

En infusión, con 10 gramos de hierba seca en 200 mililitros de agua hirviendo. Tomar un tercio de vaso, 3 veces al día, media hora antes de las comidas.

Tomillo

En infusión, 1 cucharadita de tomillo en 200 mililitros de agua caliente. Dejar reposar 30 minutos.

Insomnio embarazo tratamiento

Antes de consumir cualquier remedio a base de hierbas para insomnio en el embarazo, consulta a tu obstetra. Existen pocos estudios sobre la seguridad de estos productos y, aunque sean naturales, podrían ser peligrosos para tu bebé.

Sigue estos consejos, pues te serán muy útiles para combatir todas y cada una de las causas más frecuentes de insomnio en el embarazo. Te recomendamos que, antes de ponerlas en práctica observes cuál es tu problema para dormir, pues esto te permitirá encontrar la solución más adecuada, y la más eficaz para prevenir y combatir el insomnio en el embarazo.

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita