leche-de-avellanas

Leche de avellanas

La avellana es uno de los frutos secos más consumidos a nivel mundial. Las personas se preguntan si su gran valor nutricional también lo contiene la leche de avellanas. A esta y a otras interrogantes responderemos a lo largo del presente artículo. A pesar de que la leche de avellana no es de las leches vegetales más nutritivas, es una de las leches más consumida, como bebida y utilizada en gran diversidad de recetas.

A continuación, te mostraremos, todos los valores nutricionales de la leche de avellanas, sus propiedades, beneficios, usos cosméticos, y alguna que otra receta para elaborar de forma casera. También indagaremos en sus posibles beneficios al ser consumida por una mujer embarazada y por niños o bebés.

La leche de avellanas se elabora básicamente con avellanas y agua (con frecuencia puede contener aditivos). Si bien tiene consistencia, color y textura ligeramente similar a la leche de la vaca, no es exactamente una leche. A partir de 2013 la Unión Europea estableció por ley que solo los fluidos obtenidos por ordeño de animales pueden llamarse “leches”. Para los productos homólogos de origen vegetal se destina el término “bebidas”. La etiqueta de la leche de avellana en el mercado debe decir “bebida de avellanas”. No obstante, debido a convención y a la popularidad de estos nombres, aquí la seguiremos denominando por igual; leche de avellanas o bebida de avellanas.

Índice de contenidos

Leche de avellanas propiedades y beneficios

» Leche de avellanas propiedades

La bebida de avellanas tiene exquisitas propiedades organolépticas y moderados valores nutricionales. Veamos:

  • Tiene un delicado y delicioso sabor atractivo para la mayoría de personas
  • Por sí misma no es una gran fuente de vitaminas, y por eso se suele suplementar con vitaminas tales como la B2 (riboflavina), B12,(cianocobalamina),  Ergocalciferol (vitamina D2), y vitamina E (gran antioxidante).
  • Comparada con la leche de vaca e incluso con otras leches vegetales, la de avellanas no es una fuente notable de minerales y oligoelementos, pero lo suele compensar con la suplementación de calcio y otros minerales.
  • Sus propiedades y valores nutricionales cambian notablemente de un producto al otro, en dependencia de si se usan aditivos, y principalmente según la cantidad de avellanas que se utilicen. El mejor producto siempre será el que tenga más avellanas. No es común que así sea, y por eso hay quienes prefieren elaborar la leche en casa.
  • Se considera un alimento de aporte moderado de grasas (aproximadamente 2,5 gramos por cada 100 gramos), y de muy pocas grasas saturadas (0,3 g).
  • No es una fuente importante de proteínas o aminoácidos, si la comparamos con la leche de vaca, o con otras leches vegetales (especialmente con la leche de soja).
  • La leche de avellana en algo se parece al vino: sus propiedades mejoran con los días, ya que se asienta más y sabe mejor (sin embargo, debemos de tener en cuenta que la leche de avellanas de elaboración casera caduca en unos 5 días).

» Leche de avellanas: beneficios

¿Cuáles son los beneficios de la bebida de avellanas? Aquí tienes algunos:

  • Si está suplementada con todos los nutrientes, puede llegar a ser uno de los sucedáneos vegetales más populares de la leche de vaca para personas vegetarianas, veganas o personas intolerantes a la lactosa o a las proteínas de la leche.
  • Buen porcentaje de fibras alimenticias de tipo soluble e insoluble, por lo que es una opción para prevenir o eliminar el estreñimiento.
  • Tiene un índice glucémico de moderado a bajo, por lo que es una buena elección para personas diabéticas o para prevenir la diabetes.
  • Puede favorecer la reducción del colesterol malo (LDL), por lo que ayuda a controlar la hipercolesterolemia en sangre.
  • Las avellanas favorecen la buena memoria, y tal vez ocurra algo semejante con la leche de avellanas. No se ha estudiado lo suficiente.
  • Su aporte moderado de calorías saludables la convierten en una posible opción como bebida energética tras realizar ejercicios.
  • Las propiedades antioxidantes del fruto seco favorecen que con leche de avellanas se puedan hacer mascarillas faciales reafirmantes y humectantes, y mascarillas capilares.

Leche de avellanas contraindicaciones y precauciones 

La leche de avellana no es una bebida vegetal compleja (como pueden serlo la de soja o la de arroz). No tiene mayores contraindicaciones, más allá de proceder de un fruto seco.

  • Las personas con alergias a los frutos secos, posiblemente no deberían de consumir la leche de avellanas.La avellana tiene alérgenos conocidos. Por este motivo, los productos del mercado que contengan avellanas deben declararlo con claridad en la etiqueta.
  • Consumida en exceso puede generar gases o meteorismo, por el elevado contenido de fibras alimenticias.

Valores nutricionales de la leche de avellanas     

» Leche de avellanas: información nutricional (tabla analítica)

Información nutricional*Por 100 g / 100 ml
Energía50 kcal
Grasas2,53 g
– Grasas saturadas0,275 g
Hidratos de carbono6,07 g
– Azúcares3,65 g
Fibra alimentaria0,464 g
Proteínas0,679 g
Sal0,1 g
– Sodio0,04 g

(* Referencia: promedio de 31 leches de avellana (sin suplementar) en Open Food Facts.)

» Comparación nutricional entre la leche de avellanas y la leche de vaca

Con toda seguridad, la de vaca es la leche animal más consumida tradicionalmente. Tiene notables propiedades alimenticias: aporta un balance de la gran mayoría de los nutrientes que necesita el ser humano para crecer y vivir, en especial durante etapas de gran demanda nutricional, como la niñez, el embarazo, la vejez o la lactancia (en casos excepcionales en que el bebé no pueda consumir la leche materna).

Pero es sabido que cada vez más personas intentan sustituir la leche de vaca por leches (bebidas) de origen vegetal, ya sea por razones de salud (intolerancia a la lactosa, alergias a las proteínas de la leche de vaca) o por eliminar la crueldad animal o disminuir la huella de carbono.

Pero no es sencillo hallar un sucedáneo a la altura de un alimento tan formidable como la leche de vaca. Para ayudarte en tu búsqueda, hemos desarrollado esta comparación entre las características nutricionales de la leche de vaca y la leche de avellanas.

En síntesis, nos parece que la leche de avellanas no es de las bebidas vegetales más notables desde el punto de vista nutricional y posiblemente por sí sola no pueda sustituir a la de vaca, pero sí puede servir como complemento a una dieta junto a otros alimentos.

Leche de avellanas calorías

No es un alimento muy calórico (excepto que se le añadan azúcares u otros aditivos). La bebida de avellanas por sí misma aporta aproximadamente la misma cantidad de calorías que la leche de vaca semidesnatada, y bastante menos que la leche de vaca entera. La leche de avellanas aporta unas 50 kilocalorías por cada 100 ml, mientras que la leche de vaca entera aporta 66, la semidesnatada 48, y la desnatada 37.

Leche de avellanas proteínas

Comparada con la leche de vaca, la leche de avellanas no es una gran fuente de proteínas. Su aporte de proteínas es de alrededor de 0,7 g por cada 100. El aporte proteico de la leche de vaca es de unos 8 g, es decir, casi 15 veces más que la de avellanas. A eso hay que sumarle que la leche de vaca aporta una proteína completa, con todos los aminoácidos esenciales.

Leche de avellanas grasas

Tiene una cantidad moderada de grasas, y por supuesto, todas son de origen vegetal, además de que por sí mismas favorecen la absorción de grasas en los intestinos. En 100 ml de leche de avellanas hay poco más de 2,5 g de grasas (y sólo 0,3 g de ellas son grasas saturadas), mientras que en la cantidad equivalente de leche de vaca entera hay unos 4 g de grasas, la mitad de ellas son saturadas y además contiene colesterol. Sólo la leche de vaca semidescremada se asemeja a la de avellanas en porcentaje de grasas.

Leche de avellanas fibras

La leche de vaca, como alimento de origen animal, contietiene 0% de fibras, es decir, no las contiene en absoluto. La leche de avellanas, como alimento de origen vegetal, sí contiene fibras: contiene un porcentaje de 0,5 g por cada 100 g, un valor muy semejante a la mayoría de las leches vegetales.

Es por eso que, también como otras leches vegetales, la de avellanas se recomienda como paliativo contra el estreñimiento o los trastornos gastrointestinales (padecimientos que la leche de vaca más bien provoca). Claro que si comparamos la leche de avellanas con algún otro alimento con alto porcentaje de fibras (de los que aportan 4, 5 y hasta 6 g por cada 100 g), entonces su porcentaje sería moderado.

Leche de avellanas vitaminas

La leche de avellanas por sí misma no constituye una gran fuente de vitaminas. Por este motivo, se suele suplementar con vitaminas tan importantes como la riboflavina (B2), cianocobalamina (B12), vitamina E, e incluso Ergocalciferol (D2). En sentido vitamínico, la leche de vaca, sin necesidad de ser suplementada, se caracteriza por aportar un destacado porcentaje de vitaminas A y D, y de manera moderada también aporta otras vitaminas del grupo B, e incluso vitaminas C y E.

Leche de avellanas calcio y minerales

Salvo que sea un producto suplementado con minerales, la leche de avellanas por sí misma tampoco se caracteriza por hacer un gran aporte mineral, salvo el sodio. Por eso se suele suplementar, por ejemplo, con calcio, que es un mineral que estamos acostumbrados a ingerir mediante el consumo de leches de origen animal. En cambio, la leche de vaca ofrece un aporte notable de varios minerales y oligoelementos.

Leche de avellanas en el embarazo   

La leche de avellanas es un alimento que, que a pesar de no ser muy nutritivo, puede servir como complemento en una dieta para embarazadas (en especial si se trata de una leche que está suplementada con nutrientes imprescindibles para ella, como el calcio, el hierro o el yodo).

El problema está en pretender que sustituya a la leche de vaca. En términos puramente nutricionales la leche de avellanas no debe de utilizarse cómo un substituto de la leche de vaca, en cuanto a nivel nutricional.

» 5 consejos para el consumo de leche de avellanas en el embarazo

  • Es un buen complemento para tener una dieta alimentación, pero no debe de utilizarse cómo substituto de otros alimentos.
  • Si vas a consumir leche de avellanas como suplemento alimenticio, asegúrate de que esté suplementada con vitaminas, minerales y oligoelementos. La leche de avellanas por sí misma no tiene un contenido suficiente de estos nutrientes.
  • En este tipo de productos es importante encontrar una marca que incorpore el mayor porcentaje de avellanas posible a la bebida, sin usar demasiados aditivos.
  • Si vas a consumir un producto edulcorado, será conveniente elegir aquellos que utilicen edulcorantes saludables (siropes naturales, agave, miel de abejas…).
  • Ten en cuenta que puedes elaborar leche de avellanas casera, utilizando para ello avellanas de calidad. De este modo podrás estar totalmente segura de que estás consumiendo un producto saludable, lo más cercano posible a las avellanas en sentido nutricional.

Leche de avellanas para niños y bebés

Para los bebés no se recomienda la leche de avellanas, debido a que los frutos secos contienen sustancias potencialmente alérgenas, que podrían desencadenar reacciones a edad tan temprana. Algunos estudios y organizaciones importantes han contraindicado la leche de avellanas para niños menores de 4 años, o recomiendan que el niño tenga como mínimo 3 años de vida, para evitar fomentar alergias incluso por vía de “reactividad cruzada” (surgimiento de nueva alergia por semejanza a un producto al que ya se tiene alergia).

Siempre que haya otras opciones a mano, tampoco se recomienda la leche de avellanas como substituto de la leche materna o de vaca en bebés o niños con intolerancia a la lactosa, galactosemia o alergias a las proteínas de la leche. La leche de avellana no tiene un valor nutricional importante (ni siquiera en comparación con otras leches vegetales como la leche de soja o la leche de avena, o incluso en comparación con otra leche de fruto seco como puede ser la leche de almendra).

La leche de avellanas puede resultar muy saludable (no como sustituto sino como complemento de la alimentación cuando la edad lo permita), cuando se suplementa con Ergocalciferol. Este nutriente, llamado “análogo de la vitamina D” (o también vitamina D2), es beneficioso para el sistema óseo, ya que le ayuda a una mejor absorción de calcio y fósforo. Por consiguiente, evita la debilidad del tejido óseo, y previene contra problemas como el raquitismo u otros a los que son más propensos los niños.

» Una bebida casera que gustará mucho a tus hijos

En casa, podremos elaborar bebidas con base de leche de avellanas, que les encantarán a los más peques de la casa. Un buen ejemplo es la leche de avellanas con cacao, a manera de batido fresco o bebida energética, o en su forma caliente semejante a la leche tradicional con chocolate. Esta bebida es refrescante y nutritiva, y al realizarla en casa, te aseguras de que no contenga los aditivos químicos de muchos de los polvos de cacao que se venden en el mercado para el mismo propósito.

Ingredientes:

  • 750 ml de agua (3 tazas).
  • 150 g de avellanas crudas sin sal (1 taza).
  • 4 dátiles o sirope de dátiles (endulzante).
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (puede ser algarroba en polvo).

Elaboración:

  1. Pon las avellanas en remojo en un recipiente con agua desde la noche anterior. Este paso es opcional pero facilita la mezcla de ingredientes.
  2. Al siguiente día, cuela las avellanas y lávalas con agua corriente.
  3. Pon en una batidora las avellanas y las 3 tazas de agua y bátelas durante 1 ó 2 minutos.
  4. Cuela la leche de avellanas (usa una gasa, tela o colador muy fino) y separa el líquido de los restos de avellanas.
  5. Lava la batidora para que no queden restos, y ahora bate la leche de avellanas junto con el cacao y los dátiles (o el sirope de dátiles).
  6. ¡Ya está lista para beber! También puedes almacenarla en la nevera usando un recipiente hermético o una botella de vidrio (dura 3 ó 4 días).

Siempre es mejor usar un endulzante natural, como substituto al azúcar o dudosos edulcorantes no calóricos (cuyas propiedades y efectos todavía se encuentran en estudio o en disputa). Puedes endulzar esta deliciosa bebida usando dátiles o sirope de dátiles (tal como hicimos), pero también agave, miel de abejas o cualquier otro endulzante natural. De este modo le garantizas al niño una bebida tan nutritiva como saludable y sin calorías vacías. Como sustituto del cacao puedes usar algarroba.

Leche de avellanas en polvo    

La de avellanas en polvo suele venir suplementada con distintos ingredientes que enriquecen su valor nutricional (vitaminas, minerales, oligoelementos, o Ergocalciferol), así como combinada con otras fuentes vegetales como el arroz o el cacao.

Las hay ecológicas o no, con aditivos químicos o sin ellos, endulzada con azúcar o con endulzantes como sirope de agave. En cualquier caso, los fabricantes están obligados a declarar en la etiqueta todas las fuentes, así como si durante el proceso de elaboración el producto ha entrado en contacto con otros alérgenos potenciales, como la leche de vaca, el gluten, la soja, u otros frutos secos.

Por lo general la bebida de avellanas en polvo en el mercado cuesta más que el brick de leche de avellanas ya lista para consumir. Sin embargo, si comparas el rendimiento de la presentación en polvo, descubrirás que estás pagando menos por más, además de que puedes seleccionar con mayor facilidad el uso sin que se estropee.

Es un alimento instantaneizado, es decir, listo para preparar de modo rápido, práctico y simple, ya sea en agua fría o caliente. Se puede combinar con otros alimentos como café, té o chocolate (como sustituto de leche o de crema). Al estar en polvo, se puede transportar más fácilmente en mayor cantidad, y se conserva durante más tiempo sin refrigeración. Opción perfecta para viajes, lugares naturales, senderismo o acampadas.

Leche de avellanas usos principales

Básicamente, la bebida de avellanas se puede utilizar de igual modo que utilizabas la leche de vaca: desde consumirla directamente, hasta preparar platos, postres, o incluso mascarillas para la piel o el cabello. Es muy agradable para acompañar el café, el té, o el chocolate (bebida de avellanas con cacao).

Tal vez la mejor leche de avellana sea la que puedas preparar en casa, con una batidora, pero también la puedes elaborar con un extractor de zumos o hacer una versión de leche de avellana Thermomix. Por esta vía suele estar lista mucho más rápido, y es más sencilla de hacer.

» Usos culinarios de la leche de avellanas

La leche de avellanas no es solamente una bebida. Se usa también para elaborar platos y salsas en los que sustituye a la leche de vaca (con las mismas cantidades); como, por ejemplo:

  • Salsa bechamel con leche de avellana.
  • Crema de queso con leche de avellanas.
  • Pasta con espinacas y leche de avellanas.

» Postres con leche de avellana

La avellana es un fruto exquisito, y la bebida de avellana hereda sus propiedades. No es extraño que con esta bebida se puedan preparar buenos postres. Por ejemplo:

  • Arroz con leche de avellana
  • Crema de vainilla con leche de avellana
  • Flan de chocolate con leche de avellanas
  • Bizcocho con leche de avellanas
  • Crema de leche de avellana
  • Budín con leche de avellana
  • Bombones de cacao y leche de avellanas
  • Helado de avellanas y leche de avellanas
  • …Y muchos más

Hay también recetas complejas con bebida de avellanas, como brownies con mousse, salsa de chocolate y leche de avellanas, tarta de peras con leche de avellanas, magdalenas de chocolate con leche de avellanas, tarta de chocolate, Kinder y crema de avellanas, entre muchas otras.

» Usos cosméticos de la leche de avellanas en el cabello

Puedes aplicarte la bebida de avellanas en el cabello, a modo de mascarilla. Realizarla de forma casera es la opción más saludable para tu cabello, ya que de esta forma, garantizas la integridad de sus nutrientes (que podrían perderse en procesos industriales), así como la ausencia de aditivos químicos, por ejemplo los edulcorantes, que no le harían bien a tu cabello.

La leche de avellanas posee magníficas propiedades hidratantes y protectoras, que te ayudarán en la regulación de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo, favoreciendo la salud y la belleza en cabellos maltratados o resecos, fortaleciéndolos e hidratándolos.

La mejor receta para elaborar la leche de avellanas de esta mascarilla capilar es la siguiente:

Ingredientes:

  • 100 g de avellanas crudas.
  • 500 ml de agua.
  • 2 cucharadas de aceite de avellanas

Elaboración:

  • Preferiblemente, deja las avellanas en remojo desde la noche anterior (o como mínimo 6 horas).
  • Escurre las avellanas.
  • En una batidora licúa las avellanas con los 500 ml de agua.
  • Cuando ya la mezcla esté casi lista, empieza a añadir poco a poco el aceite de avellanas.
  • Finalmente cuélalo todo con una gasa o colador fino.

Instrucciones:

  • Aplícate la mascarilla en todo el cabello y date un masaje suave con las yemas de los dedos en el cabello y en el cuero cabelludo.
  • A continuación déjate la mascarilla puesta durante 40 minutos o 1 hora.
  • Finalmente aclara con abundante agua, y lava tu cabello con el champú de tu preferencia.

Nota: La receta está indicada para una melena de tamaño medio. Si sientes que necesitas más porque tu cabellera es muy larga, aumenta los ingredientes proporcionalmente.

» Usos cosméticos de la leche de avellanas en la piel

Las propiedades de la leche de avellanas permiten elaborar una buena mascarilla para la piel. Para esta receta, es mejor que elabores tú la leche de avellanas casera, de modo que puedas atribuirle mayor cantidad de avellanas y hacerla más espesa. La leche de avellanas industrial es muy líquida y pierde la vitamina E natural, que es muy importante para lo que vamos a hacer.

Efectiva mascarilla reafirmante de leche de avellanas

A continuación te mostramos la mejor manera de elaborar esta mascarilla de leche vegetal, con tal de que quede con el espesor óptimo para su aplicación.

Ingredientes:

  • 200 g de avellanas sin tostar y sin sal (puedes añadir más avellanas si quieres que la mascarilla quede aún más espesa).
  • 500 ml de agua.
  • 2 cucharadas de aceite de avellanas (puede ser de cualquier otro aceite natural reafirmante: menta, moringa, ricino, romero, geranio o abedul).

Elaboración:

  • Remoja las avellanas desde la noche antes o durante 6 horas.
  • Retira el agua de las avellanas, y en una batidora licúa las avellanas con el medio litro ml de agua.
  • Cuando ya la mezcla esté casi lista, añade poco a poco el aceite reafirmante que hayas usado.
  • Cuélalo todo con una gasa o con un colador fino.

Instrucciones:

Aplícate la mascarilla en el rostro y déjala actuar durante una media hora o 40 minutos. Por naturaleza las avellanas contienen vitaminas A y E (poderoso antioxidante), y minerales tales como magnesio y potasio, además de ácido palmitoléico.

Esta combinación de valiosos ingredientes se absorbe rápido, y te tonifica y suaviza la piel. Verás cómo se regenera el volumen y la firmeza natural de tu piel, además de terminar hidratada y embellecida. Si quieres aplicarte esta mascarilla en todo el cuerpo, puedes combinarla con aceite de avellanas para obtener óptimos resultados.

Preguntas frecuentes sobre la leche de avellanas

Si buscas obtener respuestas rápidas y sencillas a preguntas directas sobre la bebida de avellana, acabas de llegar a tu acápite ideal. Aquí abordamos las preguntas que con mayor frecuencia se hacen las personas interesadas en la leche de avellanas.

» ¿La leche de avellanas es apta para vegetarianos y veganos?

Sí, es perfectamente apta para vegetarianos, ya que es un alimento totalmente vegetal. Y también es apta para veganos. El veganismo no es sólo un modo de alimentación: además es una actitud ecológica e incluso política ante la vida. La leche de avellanas cumple con los parámetros veganos, porque su elaboración no implica crueldad animal y suele generar una huella de carbono menor que la de la producción masiva de leche a partir del ganado. La producción de leche de avellanas se considera más sostenible que la producción de leche de vaca. Muchas empresas lácteas están comenzando a implementar producciones de leches vegetales en detrimento de las leches animales.

» ¿La leche de avellanas puede sustituir a la leche de vaca?

La leche de vaca es un alimento muy completo. Es especialmente necesaria en ciertas edades o etapas, como la niñez, el embarazo o la vejez. A pesar de que ha habido un gran auge de las leches vegetales como sucedáneo de la de vaca, las autoridades alimentarias no recomiendan sustituirla, salvo casos de intolerancia o de alergia (y aun en esos casos hay que elegir muy bien el sucedáneo). Específicamente la leche de avellanas no parece que sea la más indicada para sustituirla. Puede ser un buen complemento, si está fortificada con nutrientes que no tiene por naturaleza.

Pero si hay que hallar un sucedáneo para la leche de vaca, tal vez sea mejor orientarse a otras opciones de leches vegetales, como la leche de soja, la leche de almendras o la leche de coco, o incluso la leche de avena. Aunque hay que reiterar que casi ninguna leche de origen vegetal es capaz de aportar todos los nutrientes que aporta la leche de vaca. (Ver más detalles sobre el tema en el apartado anterior de este artículo «Comparación nutricional entre la leche de avellanas y la leche de vaca».)

» ¿La leche de avellanas combate la vejez o el cáncer?

En cierto modo sí, debido a que ayuda a ralentizar los procesos de oxidación de los tejidos, y por tanto el envejecimiento de las células. Esto se debe a su buen porcentaje de vitamina E (cuando ha sido suplementada con este nutriente), que es un gran antioxidante.

La vitamina E es un nutriente liposoluble, y ha demostrado ayudar a proteger las células contra los ataques de radicales libres (que muchas veces proceden de la alimentación poco saludable) para ayudar a promover la longevidad.

Lo cual significa que también puede ser un punto de apoyo para prevenir el cáncer. El cáncer se basa en el exceso de radicales libres que confunden la información genética de las células y las hacen mutar, volviéndolas ajenas al tejido al que pertenecen. Desde este punto de vista, los antioxidantes ayudan a conservar la información genética de las células y evitan que muten los tejidos.

» ¿La leche de avellanas sirve para combatir el raquitismo?

Ayuda a combatirlo en algunas presentaciones (las que estén suplementadas con Ergocalciferol o vitamina D2). El raquitismo es una enfermedad que consiste en el reblandecimiento de los huesos, y por tanto provoca su deformación. Esto ocurre por deficiencia de vitamina D y de fósforo. La leche de avellanas a veces se suplementa con este nutriente también llamado “análogo de la vitamina D”, que ayuda a la absorción de calcio y fósforo y al fortalecimiento del sistema óseo.

» ¿La leche de avellanas favorece la buena memoria?

Hay un estudio que demuestra la influencia positiva del consumo de avellanas en la memoria. Quizás se podría extrapolar el resultado a la leche de avellanas, pero no necesariamente tiene que tener el mismo efecto, debido que el porcentaje de avellanas en estas bebidas es bastante reducido. Además, algunos de los nutrientes de las avellanas pueden perderse en el proceso de elaboración de la leche de avellanas.En conclusión, no existe a día de hoy ningún estudio específico sobre la leche de avellanas que evidencie que favorece a la buena memoria.

» ¿Cuánto dura la leche de avellanas una vez elaborada?

La leche de avellana en brick está esterilizada y dura más. Pero si la has elaborado en casa (lo cual significa que no está esterilizada, pasteurizada, ni homogeneizada), tendrá una vida útil mucho más corta. Puede durarte de 2 a 3 días si la guardas en un recipiente cerrado(mejor si es de vidrio) bajo refrigeración. Si la refrigeración es a 2 °C, o a no más de 5 °C, puedes extender la duración de la leche a 5 días, y a 0 °C puede durar hasta 10 días.

Conviene agitarla antes de consumirla cada vez. Y si la agitas de vez en cuando, aunque no vayas a consumirla, dura un poquito más. Por supuesto: a temperatura ambiente sólo durará algunas horas antes de dañarse. Sabrás que la leche ha caducado cuando huele mal y sabe fermentada. Si quieres reducir aún más el índice de caducidad, en vez de colocar toda la leche en un solo recipiente, mejor repártela entre varios. Los que permanezcan cerrados esperando su uso, al no entrar en contacto con el oxígeno del ambiente durarán más.

» ¿La leche de avellanas adelgaza?

No tenemos noticias de ninguna investigación seria que asegure que la leche de avellanas por sí misma adelgace. Pero tal vez sí pueda ayudarte a perder peso si la consumes moderadamente dentro de una dieta de adelgazamiento. Esto se debe a que no es una fuente muy alta de grasas o de colesterol (incluso ayuda a reducirlo), y tampoco es una fuente alta de calorías. No te hará adelgazar pero no te hará aumentar de peso.

» ¿La leche de avellanas se puede calentar?

Sí, se puede. Siempre una leche vegetal es más sensible a los cambios de temperatura, por lo que es mejor no recalentarla demasiado, ni dejarla hervir (cosa que hace muy pronto si la dejamos desatendida). Lo óptimo es ponerla a fuego lento-medio (mejor elige tú el nivel según tu estufa), mantenerla vigilada y removerla de vez en vez, hasta que alcance la temperatura deseada. Si luego de haberla calentado la volvemos a poner en la nevera, su caducidad se acelera un poco, pero solo eso. No hay mayores complicaciones por calentar la leche de avellanas.

¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita