leche-de-girasol

Leche de girasol

La leche de girasol es altamente nutritiva. Su gran variedad de vitaminas, minerales y oligoelementos esenciales, la convierten en un buen complemento durante el embarazo. Conoce en este artículo todos los pros y contras de consumir leche de semillas de girasol. Te regalamos también algunas recetas para que desarrolles tu creatividad en la cocina, y un par de mascarillas que favorecerán a tu piel y tu cabello.

Leche de girasol o bebida de girasol: ¿cuál es el nombre correcto?

La leche de girasol se elabora a partir de las semillas de esta flor. Así pues, el término más apropiado es leche de semillas de girasol. Aunque esta leche de semillas tiene consistencia y color semejante a la de la vaca, no es exactamente una leche. Desde 2013 la Unión Europea estableció por ley que solamente los fluidos obtenidos por ordeño de animales pueden llamarse “leches”.

Para los sucedáneos vegetales de la leche se orienta usar el término “bebidas”. Las leches de girasol en el mercado deben etiquetarse como “bebidas de girasol”. Pero para favorecer la comprensión de este artículo, aquí la seguiremos denominando indistintamente por todos sus nombres populares: leche de girasol, leche de semillas de girasol, bebida de girasol o bebida de semillas de girasol.

Leche de girasol propiedades y beneficios

Leche de girasol propiedades

Veamos algunas de las propiedades de esta leche vegetal:

  • La leche de girasol es una combinación de semillas de girasol, agua, y a veces se le suman aditivos y saborizantes naturales (con frecuencia la vainilla).
  • Su color blanquecino no procede de colorantes, sino que lo aportan las mismas semillas.
  • Su textura es muy semejante a la de la leche, ya que no se vuelve gelatinosa luego de elaborada (a diferencia de, por ejemplo, la leche de frutos secos como la de nueces o la leche de avellanas).
  • Es conocida por su alto contenido de vitamina E (62 % de la CDR), un poderoso antioxidante y agente rejuvenecedor.
  • De forma natural contiene muchísimos nutrientes: vitaminas de casi todos los tipos (incluido el grupo B), minerales como potasio, calcio y fósforo, y oligoelementos como hierro, manganeso, selenio, cobre y zinc.
  • Es posible que su poca popularidad se deba a que su sabor no es tan exquisito como el de la leche de almendras o leche de coco.
  • Algunas personas le encuentran un sabor “terroso”, por lo que se suele edulcorar.
  • Tal como otras leches vegetales, la de girasol se suplementa con calcio y vitamina D, que son nutrientes que tradicionalmente se buscan en la leche de vaca.
  • Si al elaborarla en casa la dejas sin colar, estás aportando un alto porcentaje de fibras alimenticias a tu dieta (como si comieras directamente pipas de girasol). Pero, claro, el sabor de la leche será más fuerte.

Leche de girasol beneficios

Entre los beneficios de la leche de girasol se encuentran:

  • Es una buena alternativa para personas que tengan intolerancia a la lactosa o alergias a las proteínas de la leche.
  • Es además una buena alternativa para personas que tienen alergias a otras leches vegetales, como la de soja o la de frutos secos (almendras, avellanas o nueces).
  • Cumple con la mayoría de las normas de alimentos saludables, naturales o hipoalergénicos: vegana, vegetariana, no contiene lácteos, ni huevo, gluten, maní, soja o trigo, e incluso hay presentaciones kosher o halal.
  • Tiene usos culinarios, pero también estéticos. Se usa para elaborar recetas de cocina y mascarillas para la piel y el cabello. (Ver detalles en el acápite «Leche de girasol usos principales».)
  • Su alto porcentaje de zinc fortalece el sistema inmune, es antioxidante, reduce radicales libres y es anticancerígeno. Unas 100 enzimas del cuerpo necesitan del cinc para funcionar.

Leche de girasol contraindicaciones y precauciones

La leche de semillas de girasol no es muy consumida ni muy conocida. Por eso no se encuentra mucho en los mercados normales, aunque sí en las tiendas especializadas en productos vegetarianos y veganos. Esto determina que tampoco haya estudios serios sobre este alimento, y que se conozcan pocos datos fidedignos.

Algo sí queda claro: hay que consumirla con moderación. La leche de girasol, como el girasol mismo, contiene alto porcentaje de grasas (duplica los por cientos de la leche entera de vaca), y además contiene zinc. El zinc es un oligoelemento de los más importantes, imprescindible para el cuerpo en bajísimas dosis, pero dañino si se consume en exceso, en especial las mujeres embarazadas o niños. (Más detalles en la sección «Leche de girasol en el embarazo».)

Valores nutricionales de la leche de girasol

Leche de semilla de girasol: información nutricional (tabla analítica)

Información nutricionalPor 100 g / 100 ml
Energía110 kcal
Grasas6,1 g
– Grasas saturadas0,7 g
– Grasas monoinsaturadas2,2 g
– Grasas poliinsaturadas2,7 g
Hidratos de carbono11,8 g
– Azúcares8,3 g
Fibra alimentaria2,3 g
Proteínas3 g
Vitamina A1,5 μg
Vitamina B1 (Tiamina)0,6 mg
Vitamina B2 (Riboflavina)0,3 mg
Vitamina B3 (Niacina)3,2 mg
Vitamina B6 (Piridoxina)0,6 mg
Vitamina C6,4 mg
Vitamina E12,4 mg
Vitamina K0,8 μg
Calcio112,7 mg
Hierro2,9 mg
Magnesio176,2 mg
Fósforo281,8 mg
Zinc2,1 mg
Cobre0,7 mg
Flúor1,5 μg
Sodio91,9 mg
Manganeso1,5 mg
Selenio21,2 μg

Comparación nutricional entre la leche de girasol y la leche de vaca

La de vaca es la leche animal más consumida tradicionalmente. Tiene muy buenas propiedades nutricionales: aporta un balance de la gran mayoría de los nutrientes que necesita el ser humano para desarrollarse y vivir, especialmente en etapas de alta demanda nutricional (niñez, embarazo, vejez).

Pero sabemos que hay muchas personas que buscan un sucedáneo para la leche de vaca, por motivos de salud y de alimentación sana general, o por motivos ecológicos o éticos. Por ello hemos elaborado esta breve comparación nutricional entre la leche de girasol y la de vaca, que podrá servirte como referencia sea cual sea tu caso.

Realmente cuando miramos de cerca los valores nutricionales tan amplios de la leche de girasol, nos da la impresión de que su poca popularidad se debe a no tener un sabor tan afrutado o cereal como otras leches vegetales. Exceptuando esto, nos parece que es muy nutritiva. Pudiera ser más popular, porque realmente es de las que mejor emula con la leche de vaca en un balance general.

» Leche de girasol calorías

Si sumamos las calorías aportadas por las grasas y las aportadas por los hidratos de carbono, debemos concluir que la leche de girasol es bastante más calórica que la leche de vaca: es dos veces más calórica. Estos valores aumentan cuando se trata de leche de girasol edulcorada. Lo cual puede ser una ventaja o una desventaja. Depende del caso.

» Leche de girasol proteínas

Sin ser un alimento altamente proteico, el aporte de proteínas de la leche de girasol es bastante bueno: 3 g/100 ml. No está nada mal. La leche de vaca aporta 3,3 g de proteínas en la misma cantidad, así que en cuanto a aporte bruto casi están empatadas. Pero hay que aclarar algo: las proteínas de origen animal suelen ser más completas (contienen todos los aminoácidos), y al ser de tipo “hemo”, se asimilan con más eficacia en nuestro organismo.

» Leche de girasol grasas

Las semillas de girasol son oleosas. No en balde de ellas se extrae un aceite de los más frecuentes en el mercado. Eso significa que el contenido graso de la leche de girasol es elevado (6,1 g/100 ml). Casi duplica el contenido graso de la leche de vaca entera (3,6 g/100 ml).

Incluye bastante más grasas poliinsaturadas que la leche de vaca (esto es muy saludable), pero también incluye un pequeño porcentaje de grasas saturadas nada saludables (0,7 g/100 ml). No obstante, la leche de vaca contiene mucha más grasa saturada, casi el triple: 2 g/100 ml.

En balance, aunque el contenido graso de la leche de girasol es más alto que el de la leche de vaca, es más saludable, ya que es mucho menos saturado y mucho más poliinstaurado. Dentro de las grasas poliinsaturadas se ubican los ácidos grasos Omega 3 y 6.

» Leche de girasol fibras alimenticias

La leche de girasol, como leche vegetal, tiene muchas más fibras que la de vaca. De hecho la leche de vaca no contiene ninguna fibra. La cáscara y la materia vegetal de las semillas de girasol (que normalmente se desechan al colar la leche) se pudieran consumir perfectamente, y de este modo aumentaría mucho el porcentaje de fibras de la leche, con todos los beneficios gastrointestinales que eso trae.

» Leche de girasol vitaminas, minerales y oligoelementos

El abanico de vitaminas que aporta la leche de girasol es impresionante, si bien no se trata de grandes cantidades. Contiene vitamina A, casi todas las vitaminas del grupo B (excepto B12, en lo cual la de vaca la aventaja), contiene vitamina C y sobre todo E (62 % de la cantidad diaria recomendada). La leche de vaca contiene mayor porcentaje de algunas de ellas.

El aporte que hace la leche de girasol de un oligoelemento tan importante como el zinc es bastante más alto que el de la leche de vaca: la de vaca aporta 0,3 mg/100 ml, mientras que la de girasol aporta 0,7 mg en la misma cantidad. Por cierto que la leche de girasol contiene tantos oligoelementos como la leche, y en cantidades a veces mucho mayores.

En lo que la leche de girasol no emula con la de vaca es en vitamina D y calcio. Estos dos importantes nutrientes se le añaden como suplemento a la de girasol, pero la vaca los contiene ampliamente de manera natural.

Leche de girasol cantidades recomendadas

La leche de girasol es bastante calórica, y tomada en exceso puede hacerte subir de peso. Se suele elaborar en una proporción de 1 taza de semillas por 3 ó 4 tazas de agua. La dosis recomendable para esta proporción es de no más de 1 taza de leche de girasol al día (es decir, aproximadamente ¼ de taza de semillas de girasol al día en unos ¾ de agua). Esta dosis de leche de girasol se basa en la cantidad diaria recomendada de semillas de girasol, así que si usaste una proporción mayor de semillas de girasol, entonces debes consumir menos leche.

Leche de girasol en el embarazo        

La leche de semilla de girasol es un buen alimento. Puede suplementar la dieta de la embarazada con importantes nutrientes que ahora veremos. Pero ella no debe consumirla en exceso (ver la dosis recomendada) ni usarla como sustituto de alimentos tradicionales.

5 consejos para la mujer embarazada si va a consumir leche de girasol

  • Es un complemento, no un sustituto. La leche de girasol es un buen alimento, pero no sustituye a la leche de vaca. No la uses como sucedáneo, salvo que seas alérgica o intolerante a la de vaca, o vegana. En estos casos acude a un médico o nutriólogo que te recomiende el mejor sucedáneo en tu caso.
  • Alto porcentaje de semillas orgánicas. La mejor leche de girasol será siempre la elaborada con semillas orgánicas de girasol, y que contenga el mayor porcentaje de ellas. Tal vez por eso sea conveniente elaborarla en casa. Otro beneficio de la leche de girasol casera es que puedes dejarla sin colar, y así aumentas notablemente su nivel de fibras.
  • No le añadas azúcar refinada. Mejor que sea azúcar cruda, o algún edulcorante menos procesado, lo más natural posible: jarabes de agave, de arce o de yacón, miel de abejas, estevia, panela, azúcares de coco, abedul o xilitol, etc.
  • Te aportará buen contenido de zinc. El zinc es muy importante en cualquier momento, pero más durante el embarazo (se eleva la dosis diaria recomendada de 8 a 11 mg). El zinc favorece la duración normal de la gravidez y evita abortos. El déficit de zinc puede provocar infección intrauterina, frenar el desarrollo del feto y determinar bajo peso del bebé al nacer.
  • Contiene Omega 3, tu gran aliado. La leche de girasol contiene por naturaleza cierto porcentaje de Omega 3, que es un estupendo aliado para la mujer embarazada y para el bebé. No puede ser tu única fuente de Omega 3 (comer pescado es importantísimo). Pero dado que no hay muchas fuentes naturales de Omega 3, debes aprovecharlas todas: la leche de girasol es una de ellas.

Leche de girasol para bebés y niños

Para los bebés no se recomienda la leche de girasol. De hecho para bebés no se recomienda ninguna leche vegetal (salvo casos excepcionales). Los bebés deben alimentarse exclusivamente de leche materna hasta los 6 meses de vida. Luego se van añadiendo nuevos alimentos combinados con la lactancia, hasta que cumpla el año de vida.

Sólo después de que el bebé cumpla 1 ó 2 años, es que se puede pensar en opciones como la leche de girasol. Y a partir de ese momento se le debe administrar como un alimento más, como un complemento en la dieta, pero no como un sustituto de la leche de vaca. Hay que apreciar el aporte de zinc que hace la leche de girasol.

Antes vimos la importancia del zinc en el embarazo, y hay que decir lo mismo del zinc en la niñez. Según la OMS, el zinc juega un papel importante en la inmunología (protege de virus, bacterias y hongos), y es complemento de alrededor de 100 enzimas que lo necesitan para funcionar. Es fundamental para el crecimiento y el metabolismo celular. La carencia de zinc limita el crecimiento infantil y reduce la resistencia del niño a las infecciones.

Por estos nutrientes, y por todos los demás (vitaminas de casi todos los tipos, minerales y oligoelementos) es que se recomienda que el niño tome leche de girasol o recetas que la contengan. Eso sí, siempre que ya haya alcanzado la edad recomendada de 1 ó 2 años, y que no exceda la dosis diaria recomendada.

Leche de girasol usos principales

Usos culinarios de la leche de girasol

La leche de semillas de girasol se puede consumir directamente, aunque muchos prefieren edulcorarla. Además, se puede consumir combinada con otras leches vegetales (como en recetas de leche de sésamo), o en diversas elaboraciones en que tradicionalmente se usa la leche de vaca: yogurt de leche de girasol, o añadiéndola al café, té o chocolate. Aquí tienes algunas recetas donde se utiliza:

» Recetas de leche de girasol

Para hacer las recetas, puedes usar leche de girasol industrial. Pero en realidad no se encuentra tan frecuentemente en el mercado. Esto se resuelve si elaboras la leche en casa. En realidad es bueno elaborarla, porque así puedes usar semillas de girasol de la mejor calidad, no sumar aditivos químicos, hacer la bebida tan espesa como te guste, y endulzarla de manera natural.

¿Cómo hacer leche de girasol casera con edulcorante natural?

Ingredientes:

  • 1 taza de semillas de girasol crudas (sin tostar y sin sal).
  • 4 tazas de agua potable (mejor si es mineral o filtrada).
  • 2 cucharadas soperas de algún edulcorante natural (miel, siropes de agave o de arce, etc.)
  • Esencia natural de vainilla.

Elaboración: Deja en remojo las semillas desde 8 horas antes. Luego elimina el agua del remojo y enjuágalas. Pon las semillas, el agua, el edulcorante y la vainilla en una batidora, y bátelo todo en velocidad alta hasta que se haga la leche. Finalmente puedes colarla o no: eso queda a tu elección.

¿Cómo hacer alioli con leche y aceite de girasol (mayonesa vegana)?

Aunque sobre esto hay polémicas, el alioli puede considerarse una mayonesa sin huevos y con ajos. En todo caso es un buen sucedáneo vegano de la mayonesa, ya que no contiene huevos, y en este caso tampoco contiene leche animal.

Ingredientes:

  • ½ taza de leche de girasol.
  • 1 taza de aceite de girasol.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • ¼ de cucharadita de sal.
  • 2 dientes de ajo.

Elaboración: Tritura los ajos y ponlos en un recipiente junto con 3 cucharadas de aceite y la leche de girasol. Bátelos con una licuadora (sin moverla con la muñeca) durante ½ minuto. Sin detener la licuadora, añade muy poco a poco (a intervalos) el resto del aceite. Sin detener la licuadora, añade el limón y la sal, y continúa batiendo hasta que espese. Listo.

¿Cómo hacer queso de leche de girasol (queso vegano)?

Ingredientes:

  • 250 g de semillas de girasol.
  • 1 L de agua.
  • Los condimentos que prefieras (sal, limón, especias…)

Elaboración: Pon en remojo las semillas de 8 a 12 horas antes de la elaboración. Descarta el agua del remojo y enjuágalas bien. Bate las semillas y el litro de agua en la batidora durante unos 3 minutos. Cuela el contenido con un colador fino o una gasa. El líquido colado es leche de semillas de girasol. El sólido que quede en el colador es tu queso vegano. Condiméntalo, y listo.

Usos cosméticos de la leche de girasol

La leche de semillas de girasol se considera una de las más cremosas de las leches vegetales. Gracias a su textura y a sus propiedades, se utiliza con funciones cosméticas. Las semillas de girasol frecuentemente se utilizan para hacer mascarillas o productos cosméticos más complejos que el que recomendaremos aquí.

La leche elaborada en casa tiene buen porcentaje de vitamina E, un potente antioxidante que ralentiza el envejecimiento y suaviza las arrugas y líneas de expresión. Las vitaminas A y C ayudan a crear una barrera que protege de los rayos del sol y de climas adversos.

» Leche de girasol: receta para mascarilla facial rejuvenecedora

Para esta mascarilla la óptimo es que elabores en casa la leche con las semillas de girasol. Esto garantiza que sea natural, que no contenga aditivos ni edulcorantes, y que puedas añadir más semillas para aumentar el espesor hasta la consistencia típica de una mascarilla. Si puedes utilizar semillas orgánicas de girasol, mejor que mejor. Esta mascarilla es de contenido graso, por lo que resulta ideal para pieles de tipo normal a seca. La receta es como sigue:

Ingredientes:

  • 1 taza (≈ ¼ L) de semillas de girasol crudas (sin tostar ni salar).
  • 1 taza de agua.
  • 2 cucharadas de aceite de girasol puro (mejor si es orgánico).

Elaboración: Deja las semillas de girasol en remojo durante 8 horas (tal vez desde la noche anterior). Elimina el agua del remojo y enjuaga bien las semillas. En una batidora licúa (a velocidad alta) las semillas con la taza de agua. Cuando la mezcla esté casi lista, empieza a añadir poco a poco el aceite de girasol con la batidora en movimiento. A continuación cuélalo todo con una gasa o colador fino, y aprieta las semillas para que drenen bien su contenido. Finalmente deja reposar la crema 1 hora para que se asiente y espese.

Aplicación: Puedes aplicarte la mascarilla con un aplicador de mascarillas o con los dedos. Póntela en el rostro y déjala actuar durante ½ hora o 40 minutos.

Efectos: Notarás sus efectos emolientes, suavizantes y humectantes. Suaviza las arrugas y líneas de expresión, y protege el cutis contra los excesos de sol y los efectos del clima.

» Cómo hacer leche de girasol para fortalecer tu cabello

Para esta mascarilla capilar también lo mejor es elaborar la leche de semilla de girasol en casa, para que puedas asegurarte de que conserva las propiedades nutricionales de las pipas de girasol. Estas semillas son muy útiles para el cabello, ya que contienen nutrientes como zinc (que ayuda a fortalecer y a hacer crecer el pelo), vitamina E (antioxidante y rejuvenecedora) y otras vitaminas que protegen el pelo.

Ingredientes:

  • 1 taza (≈ ¼ L) de semillas de girasol crudas (sin tostar ni salar).
  • 2 tazas de agua.
  • 1 cucharada de 1 ó 2 de estos aceites esenciales, en función de lo que desees lograr:
    • Coco (purifica el pelo y el cuero cabelludo y evita la caspa)
    • Lavanda (aromatiza y hace crecer el pelo)
    • Romero (rejuvenece y evita la caída del pelo)
    • Menta (Energiza y revitaliza el cabello)
    • Manzanilla (aclara el cabello)
    • Jojoba (suaviza el pelo y destupe los folículos pilosos)
    • Té de árbol (Limpia los poros y regenera el pelo)
    • Madera de cedro (aumenta la densidad del pelo)
    • Hierbabuena (fomenta la circulación en el cuero cabelludo)
    • Citronela (alivia la picazón o irritación en el cuero cabelludo)

Elaboración: Pon a remojar las semillas en agua desde la noche anterior o durante 8 horas. Descarta el agua del remojo y enjuaga bien las semillas de girasol. Licúa las semillas y las 2 tazas de agua en una batidora (a alta velocidad). Cuando el batido esté casi listo, con la batidora aún en movimiento empieza a añadir poco el aceite o los aceites esenciales que vayas a usar. Ahora cuélalo todo a través de una gasa o un colador fino. No dejes de apretar las semillas para que drenen y den lo máximo de sí.

Aplicación: Aplica esta mascarilla capilar en todo el cabello, dándote a la vez un suave masaje con las yemas de los dedos tanto en el pelo como en la superficie del cráneo. Luego de este masaje déjate la mascarilla puesta en el pelo durante alrededor de 1 hora. A continuación elimina la mascarilla con abundante agua corriente, y lava tu pelo con el champú de tu preferencia.

Efectos: Este tratamiento tiene estupendos efectos sobre el cabello: nutre, fortalece e hidrata el pelo, lo protege del clima, le aporta suavidad y facilita el peinado, así como ayuda a eliminar la caspa. En función del aceite esencial que hayas añadido, notarás también el efecto deseado. No excedas la frecuencia de 1 vez a la semana, ya que es una mascarilla fuerte.

Preguntas frecuentes sobre la leche de girasol    

Aquí tienes algunas de las preguntas que con más frecuencia se hacen las personas acerca de la leche de girasol. Si eres de los que prefieren hacer preguntas directas y obtener respuestas simples, acabas de llegar a tu sección.

» ¿Qué hacer con el sobrante de la leche de girasol?

Lo primero que hay que decir acerca del sobrante de la elaboración de leche de girasol casera, es que se trata de una materia muy rica en fibras alimentarias y otros nutrientes. Es decir, puedes no considerarlo un sobrante y dejárselo a la leche (si no la filtras ni la cuelas), y le estarás haciendo un gran servicio a tu sistema digestivo.

No obstante, es cierto que la leche de semillas de girasol sabe más fuerte si se le deja este material. Por eso puedes consumir estos saludables nutrientes por otras vías luego de colar la leche. Con lo que quede en el colador puedes:

  • Elaborar queso vegano de leche de girasol, siguiendo la receta que indicamos en el acápite de «Recetas de leche de girasol».
  • ¡También puedes hacer unas deliciosas galletas veganas! Elabora la receta que encontrarás en esta página, y en vez de semillas de girasol, usa el sobrante de tu leche de girasol.

» ¿La leche de girasol puede sustituir a la de vaca?

La leche de vaca es un alimento muy completo y difícilmente pueda ser sustituida por una leche vegetal. La leche de girasol tiene muchos más nutrientes de lo que parece, pero ni así puede sustituir a la leche de vaca. La leche de vaca es muy necesaria en ciertas edades o etapas, como la niñez, el embarazo o la vejez.

A pesar de que hay gran auge de las leches vegetales como sucedáneo de la leche de vaca, las autoridades alimentarias internacionales no recomiendan sustituirla, salvo en casos específicos de intolerancia o de alergia (e incluso en esos casos hay que elegir muy bien el sucedáneo que se usará).

» ¿La leche de girasol engorda?

Ningún alimento por sí mismo engorda. Lo que engorda es la dosis que consumas, sobre todo si consumes en exceso. La leche de girasol es rica en grasas (algunas de ellas saturadas), carbohidratos y calorías. Tiene un contenido calórico y graso que casi duplica al de la leche de vaca entera (puedes ver los valores nutricionales más arriba en este mismo artículo). Para que no te haga subir de peso, consume la leche de girasol con moderación.

» ¿Cuánto dura la leche de girasol?

Una vez elaborada, la leche de girasol debe durar unos 3 días bajo refrigeración (sin refrigeración duraría sólo algunas horas). Puedes alargar más el tiempo si la envasas en un recipiente de vidrio bien tapado. O mejor aún: si la distribuyes entre varios pequeños recipientes de vidrio tapados, abrirás sólo el que vayas a consumir, y el resto no entrará en contacto con el oxígeno hasta el momento de consumo, y por eso durará más.

¿Se puede calentar la leche de girasol?

Se puede calentar sin problemas, aunque es más sensible que la leche animal a los cambios de temperatura. Conviene no recalentarla demasiado, y que la vigiles mientras la calientas, para que no llegue a hervir. Caliéntala a fuego lento-medio y remuévela hasta que alcance la temperatura deseada.

» ¿La leche de girasol es apta para vegetarianos y veganos?

Sí. Es totalmente apta para vegetarianos, gracias a que es un alimento 100 % vegetal. Y además es apta para veganos. El veganismo, además de un régimen de alimentación es una actitud ecológica e incluso política ante la vida. La leche de girasol cumple con los parámetros veganos, porque no implica crueldad animal y tiene baja huella de carbono.

De hecho la leche de girasol es una alternativa más sostenible que otras leches vegetales (por ejemplo, la leche de almendras, que requiere grandes cantidades de agua para su producción y puede generar sequía y desertificación).

» ¿La leche de girasol combate la vejez o el cáncer?

La leche de girasol tiene un contenido muy alto de vitamina E, que es un poderoso antioxidante. En sólo 100 ml de esta leche vegetal consumes el 62 % de la cantidad diaria recomendada (CDR) de vitamina E. Además contiene un adecuado porcentaje de zinc y otros oligoelementos, que además de ser antioxidantes eleva la inmunidad y combaten los radicales libres.

Desde este punto de vista se puede decir que la leche de girasol es un aliado natural contra los procesos de oxidación de los tejidos, y por tanto contra el envejecimiento de las células, contra la mutación genética y contra el cáncer. Incorporada regularmente en la dieta, es una buena profilaxis contra las enfermedades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita