preeclamsia-y-tensión-alta-en-el-elembarazo

Qué es la preeclampsia: Prevención, tratamiento y consejos médicos

La preeclampsia es un trastorno de hipertensión gestacional relativamente común que se manifiesta después de la semana 20 del embarazo, generalmente en la semana 28. También puede ocurrir luego del parto y se denomina preeclampsia posparto.

Esta enfermedad puede generar diversas complicaciones más o menos graves, por eso es fundamental prevenirla y tratarla cuanto antes, especialmente cuando están presentes los principales factores de riesgo: historial familiar de preeclampsia en el embarazo y obesidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la preeclampsia es un problema de salud pública, pues dada su presentación tardía y su naturaleza impredecible, el manejo médico es ineficaz. Por ese motivo, es necesario el control estricto de la hipertensión gestacional para prevenir la preeclampsia severa.

¿Qué es preeclampsia?

La preeclampsia es una de las enfermedades hipertensivas del embarazo cuyas características principales son un aumento de la presión arterial después de la semana 20 de amenorrea, denominada hipertensión gestacional.

La hipertensión es acompañada de daño hepático, el que genera un incremento en la cantidad de proteínas en la orina, así como retención de agua en los tejidos (edema), el que causa hinchazón.

En la mayoría de los casos, las embarazadas se recuperan con rapidez y dan a luz a un bebé sano. Pero si no es tratada, la preeclampsia puede causar complicaciones y representa un alto riesgo de muerte de la madre y del bebé, pues es una de las principales causas de retraso del crecimiento intrauterino y de las hemorragias durante el parto.

Preeclampsia definición

Es la presión arterial alta que ocurre luego de la semana 20 de embarazo, conjuntamente con daño hepático o renal. Puede presentarse también antes del parto o inmediatamente después, aunque esto es raro. Si sucede, casi siempre es dentro de las 48 horas después del nacimiento.

Factores de riesgo de preeclampsia en el embarazo

La preeclampsia en el embarazo ocurre generalmente en el primer embarazo, pues si la pareja masculina no cambia, la madre genera una adaptación inmunológica a los antígenos.

Las causas de la preeclampsia se ignoran, aunque se conocen los factores que aumentan el riesgo, siendo los genéticos los más significativos. Si la madre, hermana o abuela de la embarazada ha sufrido de preeclampsia en el embarazo, el riesgo de sufrir este síndrome aumenta hasta un 50%.

Los factores de riesgo de preeclampsia son:

  • Primer embarazo
  • Historial de preeclampsia
  • Embarazo múltiple
  • Obesidad
  • Edad de la madre (menor de 18 o mayor de 40 años)
  • Antecedentes familiares de preeclampsia
  • Hipertensión crónica, diabetes o enfermedad renal
  • Enfermedad autoinmune o tiroidea
  • Síndrome de Ovario poliquístico
  • Inseminación artificial (fertilización in vitro) o donación de óvulos

Síntomas de preeclampsia

Los síntomas comunes de preeclampsia en el embarazo son hipertensión gestacional (presión arterial alta) y proteinuria (presencia de proteínas en la orina), así como edema (hinchazón, especialmente en la cara y en las manos).

Estas manifestaciones pueden ir acompañadas de otros síntomas:

  • Fuertes dolores de cabeza
  • Dolor abdominal (en la parte superior)
  • Disminución de la orina
  • Alteraciones visuales (hipersensibilidad a la luz, manchas delante de los ojos)
  • Aumento rápido de peso (debido a la retención de agua)
  • Gestosis prematura producida en el primer trimestre (del 2º al 4º mes de embarazo).

¿Cómo detectar la proteinuria?

En la primera etapa, es posible que no se aprecie ningún signo de la enfermedad, pero a medida que avanza aparecen los siguientes síntomas:

  • Orina espumosa o con sangre
  • Edema (Hinchazón en las manos, pies, cara y abdomen)
  • Dolor o ardor al orinar
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Malestar general
  • Pérdida del apetito
  • Dificultad para respirar

Diagnóstico de preeclampsia

Se diagnostica preeclampsia cuando la presión arterial se eleva por encima de 140/90, o cuando aumenta la presión sistólica en más de 30 mmHg y la diastólica en más de 15 mmHg, por lo menos en 2 ocasiones, en relación con los niveles de la mujer antes del embarazo.

También debe existir proteinuria mayor o igual a 0,3 g/24 h (ó 0,1 g/dL), que se deben medir en dos muestras de orina al azar.

Riesgos de la preeclampsia

Cuando, además de estos síntomas de preeclampsia se presentan complicaciones, el diagnóstico es:

  • Eclampsia: Incluye los síntomas de preeclampsia comunes y convulsiones, las que son potencialmente mortales y se originan por hipertensión intracraneal en la mujer embarazada.
  • Insuficiencia renal en la madre
  • Hemorragia cerebral, la principal causa de muerte de preeclampsia.
  • Desprendimiento de la placenta
  • Síndrome de HELLP: Causa hemólisis, un incremento en la destrucción de los glóbulos rojos en el hígado, una reducción de las plaquetas y un aumento de las enzimas hepáticas que se asocian a la inflamación hepática.
SíntomasDiagnóstico
Presión arterial por encima de 140 mm Hg y 90 mm Hg Proteinuria (Proteínas en la orina)Preeclampsia leve
Presión arterial por encima de 160 mm Hg y 110 mm Hg Proteinuria (Proteínas en la orina) Otros síntomas  Preeclampsia grave
Presión arterial por encima de 160 mm Hg y 110 mm Hg Proteinuria (Proteínas en la orina) ConvulsionesEclampsia
Presión arterial por encima de 160 mm Hg y 110 mm Hg Proteinuria (Proteínas en la orina) Función hepática o hematológica anormalSíndrome HELLP

Cómo evitar la preeclampsia en el embarazo: Consejos de la OMS

Estos consejos de la OMS para el tratamiento de preeclampsia son basados en estudios con evidencias de moderadas a fuertes.

¿Cómo prevenir la preeclampsia?

  • En áreas geográficas donde la ingesta de calcio es baja, se recomienda a todas las mujeres embarazadas, especialmente a las que tienen alto riesgo de preeclampsia el consumo de suplementos de calcio en dosis de 1,5 a 2,0 gramos por día.
  • Se recomienda el consumo de ácido acetilsalicílico (aspirina) en dosis bajas de 75 miligramos, comenzando antes de la semana 20 de embarazo.
  • Embarazadas con hipertensión gestacional deben realizar un tratamiento con antihipertensivos.
  • Para prevenir la eclampsia en mujeres con preeclampsia en el embarazo, se recomienda sulfato de magnesio como anticonvulsivo.

Preeclampsia tratamiento

El tratamiento de la preeclampsia requiere de hospitalización para evaluar la gravedad de la preeclampsia y comenzar un tratamiento adecuado. En caso de un pronóstico grave, el médico interrumpe el embarazo, prolongándolo lo necesario para que el feto alcance un desarrollo aceptable.

Generalmente, el tratamiento consiste en controlar la hipertensión gestacional de la madre y los síntomas de preeclampsia, así como se administran al feto corticosteroides para acelerar su maduración pulmonar.

Las medidas profilácticas son dosis baja de aspirina y suplementos nutricionales de calcio, aunque los estudios muestran que la eficacia de estas medidas aún no ha sido determinada exactamente.

  • Para la preeclampsia leve, la terapia consiste en reposo físico, una dieta rica en proteínas y el aumento de la ingesta de líquidos.
  • En la preeclampsia grave, el trtamiento se centra en controlar la presión arterial de la madre, prevenir las convulsiones y asegurar un parto sin riesgos.

Consejos para el tratamiento de preeclampsia

  • En mujeres con preeclampsia grave, la OMS aconseja la inducción del parto.
  • En embarazadas con preeclampsia grave, con un feto desarrollado y antes de la semana 34, se recomienda un manejo de la preeclampsia expectante, siempre que la enfermedad pueda ser monitoreada, no hay riesgos para la madre y para el feto, y no existe sufrimiento fetal.

Preeclampsia tratamientos no recomendados por la OMS

No se recomienda:

  • El reposo en casa estricto como prevención de la preeclampsia.
  • La restricción de la sal en la dieta.
  • La suplementación con vitamina D, con vitamina C y vitamina E, o una suplementación combinada de vitamina C y E.
  • El uso de diuréticos y corticosteroides.

Preguntas frecuentes sobre la preeclampsia

¿Cómo saber si tengo preeclampsia?

Si sufres de presión arterial alta por encima de 140 mm Hg y 90 mm Hg y observas los síntomas de proteinuria (proteínas en la orina) y sufres de preeclampsia en el embarazo, debes consultar a tu obstetra de inmediato.

¿Cómo saber si tengo proteinuria?

Los síntomas comunes de proteinuria son orina espumosa, dolor o ardor al orinar, edema (hinchazón), cansancio, náuseas, pérdida del apetito y malestar, entre otros.

¿Cómo se trata la hipertensión en el embarazo?

Se administran antihipertensivos, solamente si es necesario. Incluye el tratamiento con metildopa, beta-bloqueantes y bloqueantes de los canales de calcio, así como un control sumamente estricto.

  • Dosis inicial de metildopa: 250 mg por vía oral 2 veces al día, hasta un total de 2 gramos al día.
  • Dosis de labetalol (betabloqueante) de 100 mg 2 o 3 veces al día, hasta 2.400 mg.
  • Dosis de nifedipina de liberación lenta, 30 mg 1 vez al día, hasta 120 mg 1 vez al día.

¿La preeclampsia requiere un parto por cesárea?

 En la mayoría de los casos, se requiere un parto por cesárea. Pero si la condición de la madre y el niño lo permiten, puede ser posible un parto normal, aunque esto depende de la gravedad, de la dinámica de la condición médica y de las posibilidades de éxito del parto vaginal.

¿Cuáles son los riesgos para el bebé de la preeclampsia?

Si la preeclampsia en el embarazo no se detecta a tiempo, puede generar retraso en el crecimiento intrauterino, pues la placenta no recibe el suficiente oxígeno, sangre y nutrientes. Las consecuencias para el bebé son bajo peso al nacer y problemas de desarrollo después del nacimiento. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita