Vitamina E en el embarazo

También conocida como alfa-tocoferol, la vitamina E, pertenece al grupo de vitaminas que son liposolubles (se disuelven en grasas), y dentro de estas, es la menos tóxica. Sin embargo, este hecho no la exime de que su posible exceso no produzca alteraciones en el cuerpo de la madre o el bebé. El exceso de vitamina E durante el embarazo, puede llegar a producir síntomas como el dolor abdominal, y aumenta el riesgo de presentar rotura prematura de membranas, por ello, tener clara la dosis recomendada es esencial para llevar un embarazo saludable.

¿Cuál es la función de la vitamina E en el embarazo?

Al igual que la vitamina C, Vitamina D y otros elementos, la vitamina E en el embarazo tiene efectos antioxidantes, siendo ésta es su principal función en el organismo.

Beneficios de la vitamina E durante el embarazo

Son múltiples los beneficios que se obtienen al consumir esta vitamina:

Efectos antioxidantes

De todos los elementos liposolubles con actividad antioxidante, la vitamina E es la que aporta el mayor beneficio al disminuir el estrés oxidativo. Desde el proceso de fecundación, el cuerpo se somete a diversas modificaciones a las que debe adaptarse con tal de que el curso del embarazo sea favorable, pueda llegar a término (37-41 semanas de gestación) y no se presenten complicaciones que pongan en riesgo la vida tanto de la madre como del hijo. Estas modificaciones, además de la formación de la placenta (esencial para la nutrición del feto) producen la liberación de radicales libres (moléculas inestables del organismo responsables del envejecimiento), que, en cierta medida, ayudan a que se dé la implantación en el útero, además de participar en otros procesos de vital importancia. Sin embargo, un exceso en estas moléculas condiciona el estado de estrés oxidativo que puede desencadenar alteraciones en la estructura y función de varios órganos y tejidos produciendo la aparición de complicaciones en el embarazo. El efecto de los antioxidantes (que conseguimos a partir de la vitamina E) sobre estas moléculas es el de reducirlas y hacerlas menos dañinas para nuestra salud.

Los beneficios que otorgan los efectos antioxidantes propiamente en el embarazo son:

  • Reducen el riesgo de presentar un aborto en el primer trimestre de embarazo
  • Protegen contra el riesgo de presentar preeclampsia (hipertensión en el embarazo)
  • Reducen el riesgo de desprendimiento de placenta. El desprendimiento de placenta puede dar lugar a un sangrado y perdida consecuente del bebé.

Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

Muchas de las enfermedades relacionadas con el corazón se presentan por la obstrucción de sus vasos sanguíneos. La vitamina E tiene efectos que favorecen la anticoagulación (formación de coágulos) lo que permite que la sangre se diluya y circule libremente por las arterias. Además, evita que el paso de sangre por las arterias se obstruya a consecuencia de las placas de grasas (ateroesclerosis).

Previene enfermedades oculares

Gracias a los efectos antioxidantes, la vitamina E retrasa el envejecimiento de las estructuras del ojo que ocasionan la perdida secuencial de la vista y la aparición de cataratas. Se sugiere el consumo de vitamina E junto a la de vitamina C y A, ya que su consumo favorece en mayor medida los efectos protectores visuales (siempre bajo supervisión médica).

Reduce el riesgo de padecer asma y displasia broncopulmonar

Diversos estudios señalan la importancia de tener los valores adecuados de vitamina E para la prevención del asma. Esto se debe a su que previene la inflamación de las vías respiratorias ante agentes externos. A día de hoy, se necesitan más estudios relacionados para poder reafirmar esta teoría.

La displasia broncopulmonar es una enfermedad crónica que se presenta en recién nacidos que han nacido antes de tiempo (parto prematuro). El estudio “Update on Vitamin E and Its Potential Role in Preventing or Treating Bronchopulmonary Dysplasia” realizado en 2018 por Stone Jr. Et al., publicado en una revista de neonatología, señala que la vitamina E puede considerarse como una vitamina capaz de prevenir la aparición de esta enfermedad, aunque sugieren la realización de estudios administrando vitamina E en mujeres embarazadas con riesgo de parto prematuro para demostrar su eficacia.

Reduce el riesgo de desarrollar retinopatía del prematuro

Esta enfermedad se presenta con frecuencia en bebés que nacen con bajo peso y son prematuros. Los vasos sanguíneos del ojo crecen de manera anormal provocando ceguera, (principal causa de ceguera en los prematuros). La vitamina E ha demostrado mejorar la evolución clínica de los recién nacidos con esta enfermedad (Mena Nanning Patricia, Díaz Carnot Marcela “factores nutricionales en la retinopatía del prematuro”)

¿Qué efectos produce la falta de vitamina E en el embarazo?

La vitamina E al ser liposoluble tiene la capacidad de poder almacenarse en diversos tejidos del organismo. En el caso de la madre la deficiencia de vitamina E se presenta cuando hay una alteración que dificulte su absorción o cuando hay un transporte defectuoso.

El bebé también puede presentar deficiencia cuando no se alimenta de la lactancia materna, dado que nace con reservas bajas y necesitan de su ingesta.

La deficiencia de vitamina E para el embarazo produce un aumento del estrés oxidativo. Esto se ha relacionado con la aparición de las siguientes complicaciones durante el embarazo:

  • Aborto. se presenta en su mayoría en el primer trimestre y se da por el aumento del estrés oxidativo y la deficiencia de la actividad antioxidante de la vitamina E.
  • Desarrollo de preeclampsia (hipertensión en el embarazo). se ha demostrado una relación entre la deficiencia de vitamina E y la presencia de preeclampsia en el embarazo.
  • Bajo peso al nacer y restricción del crecimiento intrauterino. Se ha relacionado la deficiencia de vitamina E con recién nacidos pequeños, lo que implica un tamaño y un peso bajo en relación a su edad gestacional (Cochrane, 2015). la deficiencia de vitamina E en el embarazo también se ha logrado relacionar con restricción del crecimiento intrauterino (RCIU)

Estos son los síntomas que pueden manifestarse ante la presencia de una deficiencia de vitamina E, si los presentas es mejor que consultes a tu médico para que verifique que se trata de una deficiencia y te prescriba suplementos:

  • Debilidad muscular
  • Perdida del equilibrio
  • Problemas de la visión
  • Pérdida de la sensibilidad en brazos y piernas

¿Quién tiene mayor predisposición de padecer déficit de vitamina E?

Las deficiencias de vitamina E por lo general se presentan en personas que tienen problemas en la absorción de los alimentos, dado que esta vitamina se obtiene a través de estos. Algunos ejemplos más comunes son:

  • Personas con enfermedad de Crohn. Esta enfermedad causa inflamación de los intestinos y no permite que los alimentos (especialmente las grasas) pasen adecuadamente, dificultando su absorción, provocando síntomas de diarrea y dolor abdominal.
  • Personas con Fibrosis quística. Esta enfermedad afecta a pulmones y el sistema digestivo, la producción de moco produce una obstrucción del páncreas, lo que impide liberar las enzimas esenciales en la absorción tanto de las grasas como de las proteínas.

Por lo general las deficiencias no vienen solas, es decir, la deficiencia aislada de una sola vitamina es inusual, por lo que si padeces del déficit de una vitamina existe una alta posibilidad de que también tengas otras deficiencias. Especialmente si tienes problemas en la absorción de los nutrientes de los alimentos.

¿Cuáles son las principales fuentes de vitamina E?

Al igual que el resto de vitaminas, lo podemos encontrar en diversos alimentos, la fuente principal se encuentra en la gran variedad de aceites vegetales:

Por cada 100 gramos de:Aporte de vitamina E
Aceite de oliva12 mg
Aceite de soja10 mg
Aceite de girasol51 mg
Aceite de cártamo34.10 mg
Aceite de maíz192 mg
Aceite de germen de trigo300-450 mg
Aceite de lino17.5 mg

Otros alimentos que aportan en menor cantidad vitamina E

Por cada 100 gramos de:Aporte de vitamina E
Mantequilla1.58 mg
Hígado0.34 mg
Huevos1.05 mg
Leche0.1 mg
Pescado5.6 mg
Almendras24.2 mg
Avellanas15.3 mg
Piñones13.6 mg
Cacahuates (maní)8.3 mg
zanahoria3 mg
Pistachos2.8 mg
Espinaca2 mg
Soja1,95 mg
Brócoli1.4 mg
Aguacate2.3 mg
Espárragos1.5 mg

¿Cuáles son las dosis recomendadas de vitamina E durante el embarazo?

La ingesta diaria de vitamina E recomendada tanto por la Unión Europea como por la National Academy of Medicine, (2006)., para mujeres embarazadas y madres en periodos de lactancia son:

EDADEMBARAZADALACTANTE
14-50 años15 miligramos/día19 miligramos/día

Efectos del exceso de vitamina E

Antes de conocer los efectos tóxicos de la vitamina E, es necesario que sepas cuál es el nivel máximo tolerable de vitamina E en embarazadas y madres lactantes. Según las recomendaciones de la Unión Europea: para las mujeres de 18 años es de 800 mg/día y para mujeres de entre 19 y 50 años es de 1000 mg/día. El consumo sobre estos valores ha reportado la presencia de síntomas como:

  • Dolor abdominal
  • Nauseas
  • Cansancio
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Erupciones cutaneas

Las principales complicaciones que se manifiestan en el embarazo por exceder las dosis recomendadas son:

  • Rotura prematura de membranas. En combinación con otros suplementos como la vitamina D y el calcio, se ha demostrado que aumenta el riesgo de rotura prematura de membranas y parto prematuro. (Murciasalud, 2017)
  • Hemorragia. Dado que tiene efectos anticoagulantes, las dosis altas aumentan el riesgo de presentar sangrado, esto puede resultar grave en el embarazo y provocar la pérdida o nacimiento prematuro del bebé.

Además de estos efectos demostrados, un estudio realizado en Londres en el ST Thomas Hospital ha revelado que “el exceso de vitamina E en embarazo puede estar asociado a mortinatos (nacimiento de bebes muertos), peso bajo al nacer y complicaciones cardíacas”. Esto se debe a  la relación que guarda la vitamina E con el sistema inmunológico, el cual detecta al feto como un agente extraño y desencadena un proceso inflamatorio potente, incapaz de permitir su crecimiento y desarrollo adecuado. (El Universo 2006)

¿Es recomendable tomar suplementos de vitamina E durante el embarazo?

Pese a los beneficios que tiene la vitamina E y su potente capacidad antioxidante, no se recomienda el consumo de suplementos durante el embarazo. Un artículo publicado en 2015 redactado por Rumbold A, et al. En Cochrane.no recomienda la administración de suplementos de vitamina E sola o en combinación con otros para la prevención de complicaciones durante el embarazo, dado que no hay suficientes estudios que reafirmen su beneficio y descarten posibles riesgos. Esto concuerda con las recomendaciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud –OMS- en el último año (2019; resaltan que la administración de estos suplementos “…no mejora los desenlaces maternos y perinatales”.

Podemos considerar que la razón radica en que la vitamina E se puede obtener fácilmente de los alimentos y estos llegan a alcanzar las dosis recomendadas. Además, la vitamina E no es la única fuente de antioxidantes en el organismo, por lo que puede complementarse con los demás nutrientes que comparten esta función.

En el caso de que presentes una deficiencia en el embarazo, será necesario que tomes suplementos de vitamina E. En estas circunstancias, deberás de consultar con un médico para que te evalúe y verifique que se trata de una deficiencia y no es otra condición patológica.

Si padeces alguna de las siguientes enfermedades es recomendable que antes de iniciar a tomar suplementos de vitamina E consultes a tu médico, dado que pueden desencadenar efectos secundarios perjudiciales.

  • Enfermedad hepática
  • Cáncer
  • Diabetes
  • Déficit de vitamina K
  • Enfermedad cardiovascular

Vitamina E y lactancia

Los recién nacidos, a diferencia de los adultos, no cuentan con suficientes reservas de vitamina E al momento de su nacimiento, sin embargo, si lo alimentas con leche materna puede aportarle las cantidades que su cuerpo necesita. No necesitas ingerir suplementos de vitamina E durante la lactancia, a pesar de que los requerimientos aumentan, la dieta sigue aportando las cantidades necesarias.

Los requerimientos de vitamina E para tu bebé hasta los 6 meses de edad son de 4mg/día, si comparas este dato con los que te presentamos en la tabla anteriormente, notarás que es exactamente la diferencia entre los valores de ingesta en el embarazo y la lactancia, ese aumento en la lactancia es para que por medio de leche materna puedas aportarle las dosis necesarias a tu bebé.

Cuando tu bebé ya ha nacido, tu mama comienza a secretar un líquido amarillento claro que se denomina calostro, es importante que le des este líquido a tu bebé ya que contiene gran cantidad de inmunoglobulinas, carbohidratos, grasas, proteínas y vitaminas. La vitamina E se encuentra en el calostro en cantidades de 6,5-15mg/L (Xue, Melo 2017), esto es hasta tres veces más la cantidad que secreta en la leche.

Si te alimentas adecuadamente y tienes un perfecto estado nutricional, no debes preocuparte en consumir suplementos de vitamina E, especialmente si desde el nacimiento alimentaste a tu bebé con leche materna.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Newsletter
Semanal
Gratuita