vitaminas para embarazadas

Vitaminas para embarazadas

Si planificas tener un hijo o -mejor aún- ya estás en la dulce espera sigue leyendo y conoce más sobre las mejores vitaminas para el embarazo que no puedes dejar de tomar en los próximos nueve meses o, incluso, mucho antes.

¿Un bebé viene en camino? Para ese pequeño que recién comienza a formarse en el vientre materno es indispensable, entre otros cuidados, una dosis extra de nutrientes. Una alimentación balanceada no basta. Las vitaminas para embarazadas son indispensables para la correcta formación del bebé.

Hierro, zinc, complejo B, C, D, E, K y Ácido Fólico son parte del aporte vitamínico adicional que toda madre debe tomar desde el mismo instante en que descubre está embarazada.

Sin ir muy lejos, el ácido fólico (perteneciente al complejo B, específicamente B9) es una vitamina de incontables aportes para la salud, cuya toma no debe estar asociada solo al embarazo, ya que (además de prevenir posibles malformaciones del feto) depura el organismo de toxinas y radicales libres.

En el siguiente post podrás conocer en detalle los beneficios de las distintas vitaminas para embarazadas, así como todo lo que debes saber para que, al transcurrir nueve meses, puedas sostener entre tus brazos a un bebé sano y bien formado.

Muchas de las malformaciones del feto son evitables con una correcta toma de vitaminas para embarazadas. El riesgo de que un bebé sufra de labio leporino (o labio fisurado), espina bífida o anencefalia se reduce considerablemente con la ingesta adecuada de nutrientes.

¿Cuáles son las mejores vitaminas para el embarazo?

cuales son las mejores vitaminas para el embarazo

El proceso biológico que recorre un embrión desde el momento de la fecundación hasta convertirse en feto (ocho semanas después de la fecundación) y desarrollarse en su totalidad  demanda nutrientes extras. Los aportes vitamínicos de los alimentos no son suficientes.

La toma de vitaminas debe realizarse de manera gradual dependiendo del número de semanas de embarazo y, en algunos de los casos, hasta antes.

Sin duda alguna un médico especialista es la persona más indicada para determinar cuáles son las mejores vitaminas para embarazadas de acuerdo a cada caso, aunque en líneas generales toda prescripción debe incluir ácido fólico, hierro, calcio, vitamina D, complejo B y A, entre otras.

Nombres de vitaminas para embarazadas:

Seguramente has escuchado que las embarazadas deben comer doble (por ella y su futuro hijo), mas se trata de un falso mito. No es necesario duplicar los alimentos pero si garantizar los aportes nutricionales óptimos para la formación del bebé que viene en camino.

Las vitaminas para embarazadas son como el abono en las plantas. La tierra no brinda los nutrientes suficientes para el desarrollo de los cultivos, y es por ello que todo ávido agricultor se vale de suplementos extras para llevar su cosecha a feliz término. 

Los nutrientes esenciales en el embarazo y que no deben faltar durante la gestación son:

Vitamina A en el embarazo

El retinol está presente, de manera natural, en las carnes, pescados azules y frutas o verduras de  color amarillo, naranja, rojo y verde. Su toma debe estar sujeta a prescripción médica ya que dosis elevadas puede ser perjudicial. Es indicada para reducir el riesgo de abortos espontáneos, malformaciones congénitas o defectos de la vista.

Vitamina B6 en el embarazo

La piridoxina es crucial en el desarrollo del sistema inmune, al contribuir en la formación de glóbulos rojos y anticuerpos. La dosis recomendada para mujeres embarazadas es de 1,9 mg/día.

Vitamina B12 en el embarazo

Junto con el ácido fólico, el hierro y zinc, la vitamina B12 es prioritaria en la formación del tubo neural, que, literalmente, es el cimiento donde se desarrolla el cerebro y medula espinal. La dosis adecuada recomendada es de 5 mg/día.

Vitamina C en el embarazo

Presente de manera natural en cítricos o verduras, la vitamina C actúa como antioxidante y fortalece el sistema inmune de madre e hijo. Los especialistas recomiendan tomar, durante el embarazo, 60 mg/día, aunque la dosis puede ser superior si se trata de pacientes fumadoras o que han tomado anticonceptivos por un largo periodo de tiempo.

Vitamina D en el embarazo

Indicado para la estructura ósea tanto de la madre como del bebé, contribuye a fijar el calcio en  los huesos y reduce el riesgo de pre-eclampsia (parto prematuro). De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la dosis diaria de vitamina D en mujeres embarazadas puede variar de 5 a 10 mg.

Vitamina E en el embarazo

De todo el abanico de vitaminas, la E puede que  sea la menos necesaria durante el embarazo, aunque se le conoce como la vitamina de la fertilidad. Las mujeres con deficiencia de vitamina E en el organismo suelen tener un pobre sistema hormonal, e incluso, en el caso de los hombres, su ingesta está asociada con una mejor movilidad de los espermatozoides.

Vitamina K en el embarazo

Existen tres tipos de vitamina K. La primera está presente en los alimentos; la segunda se produce a través de las bacterias intestinales y la tercera es la referida a los suplementos alimenticios. Las dos primeras cubren las necesidad del cuerpo humano y, muy rara la vez, los médicos prescriben vitamina K durante el embarazo, aunque está demostrado previene las hemorragias en el feto.

Ácido Fólico en el embarazo

Tomar ácido fólico a diario e incluso un mes antes del embarazo es indispensable para evitar malformaciones del feto. Problemas asociados con la mala formación del tubo neural se pueden evitar hasta en un 99% gracias a un aporte diario de al menos, 4 mg de vitamina B9.   

Calcio en el embarazo

El requerimiento de calcio durante el embarazo es alto tanto para la madre como para el niño en desarrollo. Durante el embarazo la dosis de calcio se debe duplicar o incluso triplicar. Los profesionales de la salud aconsejan una dosis diaria de 1200 mg. 

Hierro en el embarazo

Crucial para mantener los niveles correctos de hemoglobina en la madre y ayudar en la formación del sistema sanguíneo del bebé, el hierro es un mineral que se debe tomar durante y después del embarazo. En el primer trimestre de gestación se requieren 12 mg de hierro diario y la dosis puede alcanzar los 30 mg/día a partir del cuarto mes. Todo depende del seguimiento hematológico hecho por el médico a cargo del embarazo.  

Magnesio en el embarazo

Indicado para sobrellevar las molestias asociadas con el embarazo (calambres, nauseas, vómitos, dolor lumbar, etc), el magnesio es un mineral que se encontraba de manera natural en las verduras de color verde, aunque el uso de abonos químicos en la agricultura ha disminuido sus presencia en los alimentos, es por ello que un médico debe evaluar si es necesaria su ingesta adicional.  

Omega 3 en el embarazo

Asociado con la formación del tejido cerebral del bebé, el Omega 3 es un tipo de grasa que el cuerpo humano no genera y solo se consigue a través de ciertos alimentos (pescados azules, frutos secos y soja) o tomando suplementos ricos en ácidos grasos. Se recomienda la toma de Omega 3 DHA a partir del tercer trimestre de gestación o, en el caso de madres primerizas, desde un principio del embarazo.

Yodo en el embarazo

Aunque en España el acceso a la sal yodada es común, se recomienda tomar un suplemento rico en Yodo incluso un mes antes del embarazo y durante toda la gestación. Estudios científicos han determinado que el Yodo respalda la formación del cerebro. La carencia del mismo puede ocasionar trastornos de atención e hiperactividad en el bebé.

Zinc en el embarazo

11 mg diarios de zinc durante el embarazo aceleran el crecimiento del bebé. Adicional, durante el periodo de lactancia, los expertos aconsejan tomar 12 mg. El Zinc mejora la actividad cerebral y síntesis de proteínas. La carencia de Zinc puede desencadenar partos pre término (antes de la semana 37) y niños bajos de peso.

¿Cómo tomar las vitaminas en el embarazo?

como tomar las vitaminas en el embarazo

A partir de qué momento del embarazo se debe tomar cada vitamina es una decisión que responde a muchas aristas. Un médico, tras una evaluación física y de laboratorio (analíticas), es la persona más capacitada para prescribir las dosis, periodos y momentos más oportunos para la ingesta de cada suplemento.

Mas la hora del día en qué se deben tomar los complementos y la manera de hacerlo depende de cada mujer. Lo ideal es que las vitaminas y minerales se ingieran a primera hora del día, acompañadas de un zumo de fruta o agua pero no se trata de una norma estricta.

Algunas mujeres no toleran tomar vitaminas apenas despunta la mañana debido a que sienten náuseas y padecen de vómitos. Lo ideal es probar en que momento del día son más tolerables las vitaminas, aunque los expertos apuntas a que se deben ingerir 30 minutos después del desayuno.

Tras pasar un ayuna prolongada durante toda la noche, es en las mañanas cuando el organismo demanda de más nutrientes y realiza una mejor absorción de los mismos.

De igual manera, no es aconsejable tomar las vitaminas para el embarazo con bebidas muy frías o calientes debido a que pueden debilitar su composición.

Además, es importante tomar el hierro de manera aislada al resto de las vitaminas para el embarazo (al menos dos horas después) y nunca junto con bebidas lácteas, calcio, café o antiácidos.  

Si alguna de las vitaminas o minerales genera un efecto adverso es aconsejable recurrir de inmediato a consulta médica para determinar con ayuda de un galeno si es necesario realizar un cambio de la dosis o suspender su toma.

¿Cuándo tomar las vitaminas en el embarazo?

Si bien algunos suplementos son esenciales durante toda la gestación, otros deben ser de toma controlada, porque incluso los excesos de vitaminas pueden ser perjudiciales para la madre o el futuro bebé.

Vitaminas pre embarazo

Cuando una mujer planifica tener un hijo puede que miles de pensamientos ocupen su mente ¿Qué nombre llevará?, ¿en qué habitación va a dormir?, ¿será niña o niño? Mas todo eso son tan solo menudencias, lo más importante es preparar el cuerpo y mente para la concepción de un nuevo ser.

Los expertos aconsejan tomar vitaminas para antes del embarazo con al menos un mes de anticipación a fin de subir los índices de nutrientes en el organismo.

El Ácido Fólico es quizás el más indispensable. El mismo no se mantiene en el organismo, es expulsado a través de la orina, por lo cual su toma debe ser constante.

Adicional, es importante, antes del embarazo, tomar vitamina C y Calcio combinado con vitamina D para fortalecer el sistema inmune y los huesos.

Finalmente, aunado a la toma de vitaminas para antes del embarazo, es de importancia crucial suspender por completo las bebidas con alcohol, reducir el café, eliminar -de manera tajante- el uso de cigarrillos, iniciar una dieta rica en frutas, verduras, granos y productos lácteos y mejorar la condición física a fin de que el peso extra no sea un problema para las piernas y espalda.

Vitaminas para quedarte embarazada

vitaminas para quedarte embarazada

La vitamina B6 aumenta las posibilidades de quedar embarazada. En los casos en que la concepción resulta complicada (sin tratarse de infertilidad) se recomienda comer alimentos ricos en B6 o combinar la dieta diaria con un suplemento de complejo B.

Niveles óptimos de B6 en el organismo femenino ayudan a mejorar el estrógeno y progesterona durante la tercera fase del ciclo menstrual, justo ante de la ovulación que es el momento de mayor fertilidad.

De igual manera, la mayoría de las vitaminas pre embarazo  juegan un papel importante en la fertilidad tanto del hombre como de la mujer, por lo cual es aconsejable que ambos miembros de la pareja tomen una dosis diaria o hagan ajustes en su dieta.

Vitaminas durante el embarazo

Volviendo al tema de qué vitaminas para el embarazo son las mejores, reiteramos que el ácido fólico es una constante que no debe faltar ni antes, ni durante, ni después del embarazo.

Paralelo a ello, otras vitaminas necesarias durante el embarazo corresponde al grupo de los minerales: Yodo, zinc, calcio y hierro juegan un papel vital en la formación del feto y la disminución de futuros problemas de salud tanto para la madre como el bebé.

vitaminas durante el embarazo

Vitaminas embarazo primer trimestre

Durante las primeras 12 semanas de gestación se forman los órganos del bebé, así como sus extremidades, cabeza y conexiones neuronales. Se debe extremar en cuidados y consultar a un médico lo antes posible para comenzar un tratamiento de vitaminas y minerales idóneo para dicha etapa.

Las vitaminas para el primer trimestre de embarazo son todas aquellas que permitan preparar el cuerpo de la madre para el desarrollo del bebé. En tal sentido, adicional al ácido fólico, minerales como calcio y hierro serán demandados por la criatura que recién comienza a formarse.

Se conoce de casos en que la no ingesta de calcio durante el embarazo ha ocasionado descalcificación en la madre y pérdida de piezas dentales. Es indispensable tomar vitamina D para la correcta absorción del calcio. En el mercado existen numerosos suplementos que contienen ambos nutrientes en una sola dosis.

En cuanto al hierro está asociado a la formación de glóbulos rojos; permite mantener la hemoglobina de la embarazada en niveles razonables y contribuye a la formación del sistema sanguíneo del niño. 

Vitaminas segundo trimestre embarazo

Las vitaminas y minerales son más necesarios que nunca. El embrión se ha transformado en un feto y las extremosidades han comenzado a definirse, mientras gana tamaño y peso de manera vertiginosa.

Se debe mantener la ingesta de hierro y sumar vitamina C a la alimentación ya que es indispensable mejorar el sistema inmune del pequeño.

En este momento no solo son necesarias las vitaminas para el embarazo, sino que la madre debe aumentar la ingesta de alimentos.

Los expertos aconsejan aumentar el consumo de calorías a 2500 calorías por día pero siempre procurando una alimentación balanceada para que el organismo absorba la mayor variedad de nutrientes.

Vitaminas tercer trimestre embarazo

En la recta final de la gestación se debe incluir yodo para garantizar el desarrollo cerebral del bebé. Pese a que se trata de un mineral presente en varios alimentos, su déficit puede ser perjudicial para el niño, por lo cual muchos médicos optan por recetar suplementos farmacológicos.

Junto al yodo, y sin dejar de tomar la vitamina B9 y el calcio, es aconsejable sumar ácidos grasos como Omega 3, que al igual que el yodo, mejoran el desarrollo cerebral del niño y las conexiones neuronales.

Se destaca que en el último trimestre, el bebé absorbe, al menos, 200 mg de calcio al día, por lo cual conviene aumentar la dosis diaria de suplemento o procurar una alimentación que contenga abundantes derivados lácteos, brócoli y coliflor.

Vitaminas para después del parto

Una vez culminado el embarazo, el cuerpo de la mujer vuelve a su estado natural. Comienzan a revertirse todos los cambios físicos y hormonales que en un momento se gestaron para el desarrollo del bebé e inicia el periodo de lactancia, por lo cual es importante mantener una alimentación sana acompañada de vitaminas postnatales.

El tipo y la cantidad de vitaminas para después del embarazo que debe tomar una mujer lo define el médico, aunque en líneas generales el calcio y ácido fólico son una constante por aproximadamente, un año.

Erradamente muchas personas creen que las mujeres deben consumir calcio para producir leche; mas solo es necesario para mantener la estructura ósea de la madre, que entrega, a través del pecho, parte de sus reservas.

En cuanto al Ácido Fólico se trata de un buen aliado femenino para recuperar el estado físico previo al embarazo y obtener las energías necesarias para la nueva faena materna.

Otros suplementos vitamínicos para después del embarazo que, dependiendo del caso, deben tomar las mujeres son: Hierro, vitamina C y todas las pertenecientes al complejo B. En líneas generales lo que se busca es mantener las defensas y hemoglobina dentro de un rango aceptable.

Consecuencias de no tomar vitaminas en el embarazo

Consecuencias de no tomar vitaminas en el embarazo

Algunas futuras madres dan por asentado que los nutrientes contenidos en los alimentos son suficientes durante el parto, pero nada más alejado de la realidad.

Pasar por alto los cuidados necesarios durante la gestación, e incluso antes, puede acarrear consecuencias lamentables e irreversibles.

No tomar vitaminas durante el embarazo puede en el MEJOR de los casos ocasionar niños de bajo peso y tamaño. Mas el rosario de patologías es aún mayor y son elevadísimas las posibilidades de un aborto, malformación física irremediable, problema psicomotriz o mental.

La falta de ácido fólico puede ocasionar casos de espina bífida, labio leporino y anencefalia, que literalmente es una condena a muerte.

Adicional, la carencia de suplementos ricos en calcio durante el embarazo se refleja en el sistema ósea de la madre. El niño para su formación requiere de calcio y, de no conseguir el suficiente, lo toma del cuerpo de su progenitora, lo que puede traer como consecuencia osteoporosis y otras patologías a futuro.

De igual manera ocurre con el resto de los nutrientes. Todos, en mayor o menor medida, son necesarios para el desarrollo del bebé, por lo cual no es una opción pasar por alto la toma de vitaminas durante el embarazo y asistir a consulta con obstetra de manera recurrente.

Exceso de vitaminas en el embarazo

Todos los excesos son malos y por eso a lo largo de todo este post hemos comentado la importancia de asistir con un especialista para que, tras una evaluación minuciosa, pueda prescribir el tipo y cantidad de vitaminas para el embarazo que requiere cada mujer según su caso.

Es importante no combinar los suplementos vitamínicos farmacológicos con cualquier otro multivitamínico, porque se corre el riesgo de una sobredosis perjudicial para madre e hijo.

Es importante conocer que existen dos tipos de vitaminas: las liposolubles y las solubles en agua. En el caso de las primeras, el exceso es almacenado en el cuerpo (hígado y grasa corporal) mientras que las segunda son excretadas a través del orina y, pese a ello, no se pueden consumir en exceso.

Vitaminas y minerales cantidad diaria (mg/día):

Vitamina o minerales Mg/día
Vitamina A 770 mg
Vitamina D 5 mg
Vitamina E 15 mg
Vitamina C 80 mg
Tianina o B1 1,4 mg
Riboflavina o B2 1,4 mg
Niacina o B3 18 mg
Piridoxina o B6 1,9 mg
Ácido Fólico 600 mg
Calcio 1.000 o 1.300 mg
Hierro 27 mg

Vitaminas naturales para embarazadas

Vitaminas-naturales-para-embarazadas

Una alimentación sana y balanceada es fuente natural y segura de los nutrientes esenciales para el sano crecimiento del bebé.

Junto con las vitaminas y minerales para el embarazo, en la alimentación de toda mujer que se encuentra en la dulce espera no puede faltar pan y cereales integrales (con alto contenido en fibra), frutas y hortalizas en cantidad (al menos cinco raciones diarias), carne, pescado, huevos y productos lácteos que contribuyen a mantener los niveles de calcio necesarios durante esta delicada etapa.

Entre los alimentos que se deben evitar e incluso eliminar están los producto procedentes de la bollería industrial, alimentos crudos, café, té y bebidas carbonatadas o gaseosas.

Los especialistas aconsejan que durante el embarazo se realicen, al menos, cuatro comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y tomar entre 2 y 3 litros de agua.

Vitaminas hombre embarazo

vitaminas hombre embarazo

Un hijo es cosa de dos, es por ello que los hombres también deben procurar una buena alimentación combinada con suplementos vitamínicos para mejorar su virilidad y fertilidad.

Se ha demostrado que algunos alimentos y nutrientes farmacológicos contribuyen a mejorar, o no, el conteo de esperma en hombres jóvenes.

Para comenzar, en el caso de los caballeros con problemas leves de fertilidad, algunos especialistas recomiendan suspender (bajo supervisión de un profesional de la salud) medicamentos con esteroides (prenigsona y cortisona) y antibióticos (nitrofurantoína) ya que disminuyen la producción de esperma.

Paralelo a ello, las dietas ricas en frutos secos, frijoles negros, ostras y espinacas contribuyen a mejorar la movilidad y calidad del esperma, aumentando la probabilidad de concebir.

Vitaminas fertilidad masculina

Algunos suplementos vitamínicos farmacológicos combinan los nutrientes esenciales para potenciar la virilidad y fertilidad masculina.

La toma diaria de vitaminas A, C, E y Zinc están asociadas con un mejor conteo de esperma y en consecuencia tasas más altas de fertilidad.

La vitamina A, también disponible en derivados de la leche, naranja, zanahoria y verduras de hojas verdes, protege las células del aparato reproductor masculino.

Por su parte, las vitaminas C y E, aparte de mejorar el sistema inmune, mejoran la velocidad de los espermatozoides.

Finalmente el Zinc aumenta el impulso sexual, los niveles de testosterona y hasta reduce las posibilidades de padecer cáncer de próstata.

Vitaminas para embarazadas marcas

Sin importar si eres una madre primeriza o no, la toma de vitaminas es vital para la formación del niño niña que viene en camino. Afortunadamente en el mercado existen numerosos suplementos farmacológicos que favorecen la correcta formación del bebé. Conoce, según nuestro panel de expertos, cuales son las mejores marcas de vitaminas para el embarazo disponibles en Amazon España.   

¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)
Ir arriba