vitaminas prenatales

Vitaminas prenatales

¿La cigüeña viene en camino? Prepara tu cuerpo para ese niño o niña que pronto llegará a tu vida. Conoce qué son las pastillas prenatales, su importancia y cuáles son los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo, físico y mental, del bebé.

El embarazo es una condición que ninguna mujer puede tomar a la ligera. A los cuidados básicos y una alimentación balanceada, se debe sumar la toma de suplementos nutricionales farmacéuticos para el desarrollo integral del niño.

No se debe confundir las pastillas prenatales con medicamentos para la fertilidad. Aunque pueden tener beneficios notorios en la fecundación, las pastillas prenatales son suplementos vitamínicos necesarios para la formación del bebé y el sustento de la madre.

Los aportes nutricionales extras son indispensables durante los nueve meses de gestación, e incluso un mes antes de la concepción y, al menos, un año después del parto. Pese a que una alimentación sana es importante, no será suficiente y conviene tomar vitaminas adicionales para evitar daños irreversibles y hasta posibles abortos.  

¿Cuáles son las vitaminas prenatales?

El abanico de vitaminas y minerales indispensables durante el embarazo es muy amplio. De la A hasta la Z, pasando por el complejo B, hierro, calcio y magnesio, todas juegan un papel crucial en la formación del bebé.

Sin importar si se trata de una experimentada madre o una mujer primeriza, consultar a un especialista (gineco obstetra) es indispensable para, tras una evaluación minuciosa, determinar qué nutrientes son necesarios de acuerdo al cuadro clínico.

En el siguiente artículo ahondaremos sobre los benéficos de las vitaminas prenatales para la madre e hijo. Responderemos a preguntas tales como: Qué pastillas tomar, cuándo comenzar a tomar las vitaminas y cuál es la dosis recomendada.

Para qué sirven las pastillas prenatales

La explicación de para qué sirven las vitaminas prenatales es extensa, aunque paradójicamente se resume en 6 palabras: “las pastillas prenatales sirven para todo”.

Cuando un niño se forma en el vientre materno parte de cero. Antes de ser concebido no había nada en su lugar, se requieren de muchos cuidados, una buena alimentación, vitaminas y minerales para que un embrión evolucione hasta convertirse en feto y, al transcurrí nueve meses, sea un hermoso bebé. 

En tal sentido las vitaminas prenatales son pieza clave en la formación del tubo neural (génesis del cuerpo humano sobre la cual se forman la columna y el cerebro), el sistema nervioso, sanguíneo, estructura ósea, dérmica y resto de órganos.

Además, al procurar la correcta formación del feto se evitan enfermedades lamentables, muchas de ellas irreversibles, como espina bífida, ceguera, ausencia de extremidades, fallas del sistema psicomotriz o raciocinio  y, en el peor de los casos, aborto.

Son numerosos los beneficios asociados con las pastillas prenatales, aunque su toma debe realizarse previa consulta médica para determinar cuáles vitaminas y minerales se hacen necesarios de acuerdo a cada embarazo.

Mejores vitaminas prenatales

mejores vitaminas prenatales

Si bien todas las vitaminas son indispensables para el organismo, algunas son de toma obligatoria durante el embarazo. Los suplementos prenatales más recomendados son: Ácido fólico (B9), hierro, calcio y vitamina D. Todos tienen que estar presentes en el día a día de la futura madre.

La ciencia ha demostrado que la vitamina B9 no permanece en el organismo (es desechada a través del orina) por lo cual su toma debe efectuarse de manera constante durante prácticamente todo el embarazo para reducir, a un porcentaje minúsculo, las posibilidades de malformaciones físicas y deficiencia mental.  

Por su parte, la vitamina D y el calcio son indispensables para la formación del sistema óseo del niño, así como también para el cuidado del esqueleto de la madre.

Finalmente, el hierro juega un papel destacado en el sistema sanguíneo, contribuyendo a mantener los niveles adecuados de hemoglobina en la mujer y sumar nuevos glóbulos rojos al feto que recién se forma.

Adicional, existen muchas otras vitaminas y minerales de increíbles bondades. A continuación se detallan los beneficios y dosis esenciales de las vitaminas prenatales más recomendadas por los expertos.

Nombres de vitaminas prenatales

La lista de nutrientes farmacológicos que una mujer en estado puede tomar está conformada por, al menos, 8 vitaminas, cinco minerales y ácidos grasos. Cada uno de ellos aporta beneficios tanto para la madre como para el hijo y su ingesta no solo debe estar asociada a la concepción.

En líneas generales, las vitaminas contribuyen al correcto funcionamiento del organismo. No está demás que mujeres y hombres procuren incluir en su dieta diría suplementos nutricionales extras como una manera de cuidar su bienestar.

Las vitaminas se clasifican en liposolubles e hidrosolubles. Las primeras se almacenan en el hígado y tejidos grasos; mientras que la segunda son expulsadas a través del orina por lo cual el cuerpo humano nunca mantiene reservas.

Vitamina A prenatal

Su uso está asociado al cuidado de la vista y piel. Bajas dosis de vitamina A pueden ocasionar problemas visuales (ceguera) de madre o hijo. De hecho, se le conoce como retinol ya que influye en la formación de la retina. Está presente de manera natural en el brócoli, zanahoria, espinaca carne, hígado y leche. Su administración debe ser bajo control médico.

Vitamina B6 prenatal

La piridoxina (nombre que también recibe la vitamina B6) ofrece beneficios en la formación del sistema nervioso del bebé y, en algunos casos, contribuye a sobrellevar los síntomas asociados al embarazo (náuseas y vómitos). Se encuentra en plátanos, carnes rojas o blancas y verduras. La dosis, prescrita por un médico, no debe superar los 1.9 mg/día.

Vitamina B12 prenatal

Disponible en alimentos de origen animal, la carencia de vitamina B12 puede desencadenar problemas de colesterol y diabetes tipo 2 en el bebé. Aunado a ello, juega un papel importante en el desarrollo del niño. Su déficit puede ocasionar recién nacidos fallos de peso y tamaño, además de problemas neurológicos y en la formación de glóbulos rojos. El Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos considera que son necesarios 2.6 mcg al día.

Vitamina C prenatal

Contribuye a la formación del sistema inmune del bebe y es un antioxidante natural. Los cítricos son una excelente fuente de vitamina C. La dosis esencial diaria es de 85 mg. 

Vitamina D prenatal

Ayuda a fijar el calcio al hueso, por lo que es indispensable durante el embarazo. Muchos suplementos farmacológicos de calcio incluyen entre 600 y 1000 UI de vitamina D para garantizar la correcta absorción del nutriente.

Vitamina E prenatal

Aunque el déficit de vitamina E no es común en adultos sanos, es recomendada en aquellas parejas que planifican tener un bebé. La vitamina E mejora el sistema hormonal de la mujer y aumenta la testosterona en los hombres. Está presente en frutos secos, verduras verdes y aceites vegetales.

Vitamina K prenatal

La naftoquinona se almacena en el hígado (liposolubles) y sirve para evitar hemorragias. El organismo humano suele contar con reservas de dicho nutriente, por lo que su uso solo debe ser prescrito para controlar problemas de coagulación.

Ácido fólico prenatal

Pertenece al complejo B (específicamente B9). El ácido fólico es una vitamina que toda mujer embarazada debe tomar. No existen excepciones, ya que su carencia se traduce en niños con problemas de salud y abortos. Los expertos recomiendan tomar folato un mes antes de la concepción y durante todo el embarazo. La dosis diaria ronda los 600 mcg.

Calcio prenatal

Presente en muchos alimentos (en especial los de origen lácteo) los requerimientos de calcio durante el embarazo son muy elevados, por lo cual una dieta balanceada no es suficiente. El calcio contribuye a preservar la estructura ósea de la madre y el bebé que viene en camino. Se debe tomar 1000 mg diarios de calcio, junto con vitamina D, durante el embarazo.

Hierro prenatal

Aumenta la producción de glóbulos rojos, previene anemia, reduce el riesgo de partos prematuros y es un nutriente esencial en la formación de los músculos. De acuerdo al Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos son necesarios 27 mg al día.  Su toma de realizarse de manera aislada con el resto de los suplementos, ya que su uso combinado puede generar efectos adversos.

Magnesio prenatal

La carencia de magnesio suele ocasionar, en las mujeres embarazadas, calambres en las piernas, náuseas y vómitos. Se requieren al menos 400 mg por día.

Omega 3 prenatal

Los complejos vitamínicos prenatales no suelen contener ácidos grasos. El Omega 3 está involucrado en formación del cerebro, sistema nervioso y ocular del bebé. En tal sentido es conveniente tomar un suplemento rico en aceites DHA (ácido decosahexaenoico) o EPA (ácido eicosapentaenoico) durante el tercer trimestre de gestación (1,4 g/día).

Yodo prenatal

Aunque el uso de sal yodada es común, no se debe desestimar el consumo de yodo durante el embarazo. El mineral influye, de manera positiva, en el desarrollo cerebral del niño. Los endocrinos recomiendan con especial ahínco tomar yodo los tres primeros meses de gestación, ya que el feto no produce hormonas tiroideas y depende de los aportes de la madre. El déficit de yodo puede generar problemas intelectuales.

Zinc prenatal

11 mg diarios de zinc contribuyen al desarrollo del bebé, mejora la síntesis de proteínas (relacionado con la información genética de cada molécula de ARN) y la división celular. Es de resaltada importancia durante el primer trimestre de formación.

Cómo tomar las vitaminas prenatales

cuando tomar vitaminas prenatales

En líneas generales no hay un patrón para tomar las pastillas prenatales. Lo más aconsejable es tras el desayuno, que es cuando el cuerpo exige una mayor cantidad de nutrientes.

El único suplemento que conviene tomar por separado es el hierro. No se debe ingerir junto con leche, derivados lácteos, antiácidos o calcio.

De hecho, conviene tomar hierro con bebidas ricas en vitamina C (jugo de naranja, kiwi o limonada) para mejorar su absorción en el organismo.

Si alguna pastilla o complejo vitamínico prenatal ocasiona efectos adversos, lo mejor es consultar con el médico de cabecera a fin de cambiar la dosis, tipo o marca.

Cuándo tomar vitaminas prenatales

El requerimiento nutricional de madre e hijo varía a lo largo de las 40 semanas de gestación. El comienzo del embarazo es la etapa más crítica y demandante. Durante los primeros 3 meses el feto comienza a formarse y sus exigencias son mayores.

Aparte, los cuidados suelen comenzar de manera tardía en los embarazos no planificados, por lo cual, sin lugar a dudas, es al inicio de la gestación cuando más previsiones se deben tomar y reforzar la alimentación con suplementos vitamínicos.

Mas, hay que aclarar que, tras los primeros meses, no se debe detener la ingesta de vitaminas y minerales. Cada etapa del embarazo exige una gama distinta de nutrientes y no todos se consiguen a través de una alimentación balanceada.

Pastillas prenatales antes del embarazo

pastillas prenatales antes del embarazo

Es el ácido fólico es la vitamina prenatal más importante para antes del embarazo. Se debe tomar 400 microgramos diarios con, al menos, un mes de anticipación, a fin de evitar malformaciones del tubo neural.

Adicional al ácido fólico, existen otras vitaminas prenatales para antes del embarazo que aportan los nutrientes necesarios para procrear. Las vitaminas E, B6, B12 y C aumentan las probabilidades de quedar embarazada, a la par de que mejoran el sistema inmune.

Paralelo a los aportes vitamínicos, conviene iniciar un estilo de vida saludable. Evitar el alcohol, así como cualquier otra sustancia perjudicial para la salud (drogas y tabaco), mejorar los hábitos alimenticios, reducir la ingesta de café y realizar una rutina diaria de ejercicio es ideal para que el cuerpo femenino esté preparado.

Vitaminas prenatales sin estar embarazada

Pese a que ingerir suplementos vitamínicos de origen farmacológico es una buena idea para complementar la dieta diaria, tomar pastillas prenatales sin estar embaraza no es conveniente.

Las prenatales están formuladas para atender las necesidades nutricionales de madre e hijo. En tal sentido, si se desea conseguir nutrientes extras a través de vitaminas y minerales de origen farmacológico lo mejor es consultar con un experto o indagar sobre los numerosos complementos disponibles en el mercado para hombres y mujeres.

Los aportes nutricionales de las pastillas prenatales son diferentes a los incluidos en los suplementos elaborados especialmente para atender las necesidades de niños, adultos o personas de la tercera edad.

Incluso existen suplementos vitamínicos específicos para ganar masa muscular, subir el lívido sexual o, entre otras cosas, mejorar la apariencia del cabello, piel o uñas.

Pastillas prenatales para quedar embarazada

Si bien las mujeres que prevén tener un hijo deben tomar pastillas prenatales, las mismas no son un medicamento para tratar la infertilidad, mas las vitaminas del complejo B tienen efectos positivos sobre las hormonas sexuales, la fecundación y ciclo menstrual.

La tiamina o B1 sirve para la ovulación. Se ha comprobado que la deficiencia de dicho nutriente afecta la correcta implantación el ovulo en el útero materno.

Por otra parte, la vitamina B6 se relaciona estrechamente con el apetito sexual. Dicho nutriente está indicado en la producción de serotonina u hormona del bienestar, que interfiere en los niveles de libido.

Finalmente, y para terminar con el complejo B, está la Cobalamina (B12) que favorece la reproducción y contribuye a la formación del futuro niño.

Otros nutrientes con efectos positivos en la fertilidad son las vitaminas C y E. La primera mejora el fluido cervical para permitir el ascenso de los espermatozoides hasta el útero; mientras que la segunda tiene efectos positivos sobre la ovulación.

Vale la pena destacar que todas las vitaminas de complejo B, así como la vitamina C son hidrosoluble, lo que significa que el cuerpo no almacena reservas y, por el contrario,  las expulsadas a través del orina.

Si se desee quedar embarazada, es conveniente ingerir diariamente alimentos ricos en dichos nutrientes o tomar pastillas prenatales con aportes de B y C.

Vitaminas prenatales después del parto

Una vez el bebé ha llegado no se debe desistir en tomar pastillas prenatales. Conviene consultar con un pediatra para saber que nutrientes son favorables para el pequeño, a fin de cuentas todos los nutrientes que consuma la madre llegaran a él a través de la leche materna.

Complejo B, hierro, calcio, vitaminas D y C son, a groso modo, las  vitaminas prenatales que se deben procurar después del parto.

Sumado a las prenatales para después del parto, la madre debe poner especial atención en los alimentos que ingiere. Se recomienda disminuir -o eliminar- el café, té, las bebidas alcohólicas, los alimentos procesados y tener especial cuidado con algunos pescados, debido a los niveles de mercurio.

Vitaminas prenatales naturales

vitaminas naturales prenatales

Aunque no es conveniente pasar el embarazo sin la ayuda nutricional de suplementos de carácter farmacológico, todas las vitaminas y minerales que requiere el organismo se encuentra en los alimentos e incluso el sol.

El cuerpo humano es capaz de producir vitamina D mientras permanece expuesto a los rayos solares, así que, por razones de salud, conviene visitar ocasionalmente la playa o piscina.

Entre los alimentos de origen animal con mayor aporte nutricional destacan el hígado (por su alto contenido en hierro es indicado para tratar la anemia), los pescados azules ricos en ácidos grasos, las carnes rojas y los derivados de la leche que suman calcio a los huesos.

Seguidamente, entre los alimentos de procedencia vegetal de mayor aporte nutricional están los frutos secos (ricos en grasas saludables y hierro), la zanahoria (de altísimo contenido de vitamina A) espinacas, coles, brócolis y demás verduras de hoja verde que tienen un alto contenido en hierro, potasio y vitamina C.

Además, ninguna dieta balanceada está completa sin los cítricos, representantes indiscutibles de la vitamina C y sus incontables benéficos sobre el sistema inmune. El kiwi es la fruta con mayor contenido de vitamina C.

Vitaminas prenatales para hombres

vitaminas prenatales para hombres

Aunque la palabra prenatal se asocia con el embarazo, existen vitaminas que los hombres deben consumir si quieren mejorar la calidad de su esperma y niveles de fertilidad.

El zinc es un mineral que no solo ayuda a reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata, sino que también aumenta los niveles de testosterona (impulso sexual) y la movilidad de los espermatozoides.

Lo mismo ocurre con las vitaminas C y E que contribuyen con la calidad del semen y la virilidad.

La baja movilidad de los espermatozoides es un problema común entre los hombres. Aunado a la ingesta de suplementos vitamínicos hay otros hábitos que se pueden tomar en cuenta para mejorar la calidad del semen. Disminuir el consumo de alcohol cigarrillo y sustancias estupefacientes brinda resultados positivos en la fertilidad masculina.

Además, la exposición a químicos como tóner y disolventes de pinturas esta ligado a la difusión eréctil y baja fertilidad, por lo cual conviene su uso con especial precaución.

Vitaminas prenatales efectos secundarios

Aunque los suplementos vitamínicos existen desde hace años, la ciencia no ha llegado a un consenso en cuanto a los efectos negativos de consumir nutrientes extras. Lo cierto, es que todos los excesos son malos.

El ácido fólico en cantidades altas potencia el desarrollo de enfermedades premalignas y malignas, así como fallas cognitivas en personas de la tercera edad.

La vitamina A es otro nutriente de especial cuidado. Niveles altos por largo periodo de tiempo puede ocasionar daño hepático, debilidad en los huesos, nauseas y – entre otras cosas- diarreas.

Además, dosis excesiva de vitamina A durante el embarazo tienen repercusiones negativas sobre el bebé (defectos congénitos). Hay que recordar que dicho nutriente es liposoluble (se almacena en el cuerpo), por lo cual su toma debe hacerse solo si es indispensable.

La buena noticia es que los suplementos vitamínicos de laboratorios reconocidos suelen contener las dosis esenciales de cada nutriente, y su toma correcta (de acuerdo a lo indicado por el médico o en el prospecto) no implica un problema para la salud.

¿Las vitaminas prenatales engordan?

Existe el falso mito de que las pastillas prenatales engordan, pero lo cierto es que especialistas en nutrición consideran lo contrario.

Las vitaminas prenatales contienen las dosis de nutrientes requeridas por madre e hijo, sin aportar una sola caloría extra.

Los suplementos prenatales no contienen calorías, ni grasas. Pensar que están relacionadas con un aumento de peso es ilógico. Durante el embarazo todas las mujeres notaran un incremento en la báscula pero nada para alarmarse.

En promedio una mujer puede subir entre 11,5 a 16 kilogramos durante el embarazo. Parte de ese peso desaparece tras el parto y durante el periodo de lactancia.

El aporte calórico diario para una mujer embarazada es de 1.800 calorías durante el primer trimestre, 2.200 calorías durante el segundo trimestre y 2.400 calorías en los últimos tres meses; así que subir de peso es algo normal, no guarda relación con la toma de vitaminas prenatales.

Vitaminas prenatales para el cabello

A menudo se asume que esa cabellera poblada y saludable que exhiben muchas embarazadas se debe al consumo frecuente de vitaminas; pero en realidad los efectos positivos de las pastillas prenatales en el cabello son solo un mito.

Un cabello radiante y piel tersa durante el embarazo son una consecuencia directa del cambio hormonal que se gesta en el interior de la mujer durante la dulce espera.

Las vitaminas prenatales para el cabello no existen; están formuladas para brindar los aportes nutricionales necesarios para una mujer durante la gestación.

Mas, si lo que se busca es una melena espectacular solo basta con entrar a Amazon y escribiir “vitaminas para el cabello”. Montones de suplementos nutricionales pensados para mejorar la apariencia del cuero cabelludo están disponibles en la web, como el Phytophanère del laboratorio francés Phyto, las capsulas blandas Pilexil para el cuidado capilar o las tabletas Biotin formuladas para el crecimiento de cabello y uñas.

Vitaminas prenatales marcas

El mercado está colmado de vitaminas prenatales. Montones de laboratorios y distintas presentaciones (capsulas blandas, pastillas, gomitas o formulas granuladas) nos hacen dudar sobre cuál es la mejor.

Lo cierto es que antes de comenzar a tomar cualquier suplemento conviene hablar con un profesional de la salud capaz de prescribir qué minerales y vitaminas son necesarias de acuerdo a cada mujer, etapa del embarazo y otras condiciones.

Al momento de comprar vitaminas prenatales conviene fijarse muy bien en las marcas. Existen laboratorios de impecable trayectoria que gozan de la confianza de médicos y expertos.

Entra las marcas de vitaminas prenatales más reconocidas destacan los suplementos de los laboratorios: Nature Made (Prenatal Multi+DHA), Merck (Femibion Pronatal 1) y SanaExpert (Natalis).

En cuanto a la presentación todo depende de lo que la futura madre busque. En la actualidad se consiguen hasta vitaminas prenatales en gomitas, perfectas para llevar consigo dentro del bolso e ingerir como si se tratase de una golosina (sin necesidad de agua o cualquier otra bebida).

El laboratorio alemán Nature’s Way ofrece un suplemento vitamínico prenatal masticable llamado Alive Prenatal que incorpora 15 nutrientes indispensables para madre e hijo.

En cuanto al valor, existen muchas variantes. Todo depende del tipo de presentación, cantidad de dosis y proveedor. Lo cierto es que para este momento tan delicado de madre e hijo no conviene adquirir suplementos de laboratorios poco reconocidos.

Vitaminas prenatales con DHA

EL DHA o ácido docosahexaenoico, se encuentra en el Omega 3. Ayuda al crecimiento y formación del feto. Los expertos consideran que 200 miligramos diarios de DHA son suficientes para el correcto desarrollo del cerebro y ojos.

Pesé a que no todas las vitaminas prenatales contienen Omega 3, algunos laboratorios farmacológicas han comenzado a incluirle dentro de sus formulación. Además existen suplementos ricos en DHA que se pueden combinar con el resto de vitaminas.

Multivitaminico prenatal

Los multivitamínicos prenatales incorporan en una sola dosis todos los nutrientes que una mujer necesita antes, durante y después del parto.

Son suplementos realmente completos, con valores fijos de cada nutriente en función a los aportes diarios necesarios, lo cual elimina las posibilidades de una sobredosis de vitaminas o minerales.  

¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)
Ir arriba